martes, diciembre 31, 2013

Novelas recomendadas del 2013



El campo del alfarero. Andrea Camilleri
Amable lector, si gusta usted de los casos del comisario Montalbano no deje pasar este breve libro que tiene una trama aceptable y es muy gracioso. En un momento Salvo totalmente sulfurado ataca a su ayudante, y me reí hasta las lágrimas.


Yo era una chica de siete años. César Aira
Aira describe con increíble facilidad sucesos inverosímiles pero no porque sean difíciles de creer sino porque están absolutamente fuera de la realidad y fuera del alcance de la imaginación del resto de los mortales. ¿Cómo hizo para inventar eso? ¿De donde saca sus ideas? ¿Qué clase de imaginación tiene, qué drogas toma?
Es una novelita de invención, de gracia absurda. Recomendable para los que han aceptado a César Aira.


La ciudad y la ciudad. China Mieville
El género policial tiene sus lectores y la ciencia ficción los suyos. Muchos de los primeros se niegan a ser de los segundos. Detestan la invención.
Esta novela es por sobre todo un policial hecho y derecho, y no le faltan pocos clichés, pero magnífica en su ejecución, en su trama y en sus policías.
Pero hay algo más: el caso se desenvuelve en una ciudad que existe superpuesta con otra. Algo así: dos ciudades hace años que comparten su espacio y su tiempo. El origen es un mito pero se habla de una fusión cuántica. ¿Qué quiere decir “superpuestas”? Ese es el misterio fantástico de la novela. De a poco se van explicando las rutinas que permiten la existencia de dos planos en uno mismo. Y existen los guardianes del orden, La Brecha, que desde la cuarta dimensión vigilan las ciudades y castigan la creación de brechas, que serían contactos prohibidos entre una y otra ciudad. Toda esta confusión que mal explico es mejor descrita (no muy claramente) por China Mieville.
Abreviando, para lectores que se reconozcan devotos de ambos géneros, el policial y el fantástico, he aquí una gran novela. Unos cuantos la acusan de lentitud y repetición; no comparto esas apreciaciones.



jueves, octubre 10, 2013

Ideas marcianas

Tengo una idea para el próximo viaje a Marte, a saber:

Con todos los datos que se tienen reproducir en un laboratorio el clima marciano. Tirarle bacterias a lo loco hasta que sobreviva alguna. Si no funciona crear un ambiente menos hostil pero parecido, tirarle bacterias a lo loco y cuando sobreviva alguna empeorar las condiciones (hacerlas más marcianas quiero decir).
Finalmente cuando se tengan pocas o muchas formas de vida capaces de sobrevivir en Marte empaquetarlas y hacerlas llegar vivas, abrir la puerta y que la evolución tenga la chance de hacer lo suyo.

En principio no tiene utilidad pero dado (creo) que el origen de la vida fue un acontecimiento singular (rarísimo) en la historia del planeta y no hay esperanzas (chances probables) de que haya sucedido o suceda en el futuro del planeta Marte, dadas esas condiciones me gusta la idea de ayudar al nacimiento de otra estirpe viviente en un lugar lejano (y no es seguro que viaje una persona alguna vez y que luego pueda afincarse).