sábado, noviembre 10, 2012

James Salter. Anochecer

James Salter, famoso escritor norteamericano, es comparado con Carver, con Hemingway. Puede ser por la economía de su prosa, por los temas (el paso del tiempo, el amor, la gente común), pero creo que acierta muy seguido -más que esos autores- con imágenes (o escenas o descripciones) de notable belleza.
Es una obra melancólica y reposada. La desesperación existe pero como el témpano que deja ver un risco de hielo azul y el resto se deduce, así con muy poco el relato implica mucho.
Son historias sentimentales. Los personajes sufren desventuras pero las miserias materiales (la pobreza quiero decir) no los aquejan (a diferencia de Carver ya que lo nombré al principio).

Era una mujer que había vivido de una manera particular. Sabía cómo organizar una cena para mucha gente, cuidar perros, entrar en los restaurantes. Tenía su propia forma de contestar a las invitaciones, de vestirse, de ser ella misma. Se los podría calificar de hábitos incomparables. Era una mujer que leía libros, jugaba al golf y asistía a bodas, cuyas piernas estaban en forma, que había capeado temporales, una mujer espléndida a la que ahora nadie quería.

Calificación: bueno.

1 comentario:

  1. El fragmento me hizo acordar mucho a este epitafio de la nueva antología de Spoon River, de Edgar Lee Masters, traducido por Borges:

    Chandler Nicholas

    Bañándome cada mañana,
    Afeitándome, vistiéndome después,
    Pero nadie en la vida para alegrarse
    Con mi trabajada apariencia.
    Caminando cada día, respirando hondo
    En pro de mi salud,
    Pero la vitalidad, ¿de qué me sirvió?
    Adelantando cada día la mente
    Con meditación y lectura.
    Pero nadie con quien canjear sabidurías.
    No era un ágora, no era un banco de liquidación
    Para lo intelectual, Spoon River.
    Buscando, pero no buscado de nadie:
    Maduro, afable, utilizable, pero no utilizado.
    Encarcelado aquí en Spoon River,
    Menospreciado por los buitres de mi hígado.
    Devorándose solo.

    ResponderEliminar