viernes, noviembre 30, 2012

Greg Egan. Axiomático

Imagen: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Fernand_Khnopff_002.jpg

Esta es una recopilación de relatos que mantienen el estilo, el cual podría describirse como cerebral. Hay ideas espléndidas. Muchas ideas sobre la independencia de la mente y el cuerpo, sobre conciencias artificiales. Otras son vueltas de tuerca muy bien logradas; sobre infinitos mundos que divergen en cada instante; sobre el conocimiento del futuro.
Pero tampoco son cuentos con suspenso o personajes con carisma. Al estilo del viejo Asimov, muchas ideas poca literatura. Quizás por eso los que más me gustaron fueron dos que casi que pertenecen a otros géneros: uno policial sobre una mujer leopardo y otro de género fantástico sobre una persona que cada día se despierta dentro de un cuerpo distinto.
Calificación: muy bueno. (K)

jueves, noviembre 22, 2012

Neil Gaiman. Neverwhere

Sencilla y muy entretenida novela de aventuras. En Londres existe Londres de abajo, y para sus habitantes nuestro mundo es Londres de arriba.
A Richard Mayhew le pasa algo muy infrecuente: cae en una grieta y pasa a ser habitante del Londres de abajo que es un sitio muy peligroso. Allí junta su destino a Lady Puerta, cuya familia ha sido asesinada por los crueles Sr. Vandemar y Sr. Croup, rufianes a sueldo sin parangón en el oficio del crimen desde hace miles de años.
La trama avanza y se despliega un mundo fantástico lleno de violencia y muerte.
Calificación: muy buena.

Gaiman es un escritor de aventuras y de mitologías. Tiene cuatro novelas que no difieren en su esencia, y noto que las dos más simples (Neverwhere, El libro del cementerio) me gustaron bastante más que las otras dos que son muy ambiciosas (Los hijos de Anansi, American Gods), como si al abarcar tantos milenios no pudo apretar la cuerda del suspenso actual.

sábado, noviembre 10, 2012

James Salter. Anochecer

James Salter, famoso escritor norteamericano, es comparado con Carver, con Hemingway. Puede ser por la economía de su prosa, por los temas (el paso del tiempo, el amor, la gente común), pero creo que acierta muy seguido -más que esos autores- con imágenes (o escenas o descripciones) de notable belleza.
Es una obra melancólica y reposada. La desesperación existe pero como el témpano que deja ver un risco de hielo azul y el resto se deduce, así con muy poco el relato implica mucho.
Son historias sentimentales. Los personajes sufren desventuras pero las miserias materiales (la pobreza quiero decir) no los aquejan (a diferencia de Carver ya que lo nombré al principio).

Era una mujer que había vivido de una manera particular. Sabía cómo organizar una cena para mucha gente, cuidar perros, entrar en los restaurantes. Tenía su propia forma de contestar a las invitaciones, de vestirse, de ser ella misma. Se los podría calificar de hábitos incomparables. Era una mujer que leía libros, jugaba al golf y asistía a bodas, cuyas piernas estaban en forma, que había capeado temporales, una mujer espléndida a la que ahora nadie quería.

Calificación: bueno.