jueves, septiembre 06, 2012

Lionel Shriver. Tenemos que hablar de Kevin


Eva le escribe cartas a su ex marido, recopilando toda la historia de su hijo Kevin, que dos días antes de cumplir los dieciséis liquidó a flechazos a una decena de compañeros de colegio. En verdad se cuenta la historia de su vida desde que empezó a pensar en tener un hijo. No hay relator omnisciente así que la versión de Kevin no se sabe.

Queda claro que el matrimonio de Eva y Franklin es un fracaso desde el minuto cero, de antes de ser padres también. El odio que se tienen es lo más verosímil de la novela (dieciséis años de convivencia sin separarse parece demasiado pero no imposible). Es el desencanto y la furia de cualquier matrimonio, una historia tan vieja como el mundo.
Y Kevin resulta un hijo difícil. Pero toda esa parte me parece fallida. Es una recopilación de los malos momentos de toda madre solo que sin respiro. Digo, los episodios son verdaderos, pero el salto entre un hijo cruel y un asesino múltiple no está bien fundado. En cambio las desgracias de la sociedad matrimonial a cargo de la empresa “criar un hijo” son ciertas en cada momento. Creo que la autora ha conocido más familias rotas que niños psicópatas.

Se deja leer, son seiscientas páginas de este tenor:
Tanta insistencia mostré a fin de que Foulke detectarar alguna discapacidad en nuestro hijo y estampara en su frente la versión americana del nombre de algún síndrome, que el pediatra debió tomarme por alguna de esas madres neuróticas que ansían que su hijo se distinga por algo y que, dada la degeneración de la civilización característica de los tiempos que corren, solo pueden concebir lo excepcional en términos de deficiencia o de dolencia.

En el final hay un episodio y un detalle que dan un final digno de película.
Calificación: bueno. A mi modesto entender falla como novela total, y tiene éxito como best seller de suspenso y miedo.

1 comentario:

  1. El libro es de diez, hace un estudio psicológico de los personajes tremendo. Es de esos libros que no se olvidan facilmente.

    ResponderEliminar