jueves, julio 05, 2012

Craig Silvey. Jasper Jones

Empieza regular porque unos chicos de catorce encuentran un cadáver, una chica asesinada colgando de una cuerda y reaccionan de manera difícil de creer: esconden el cuerpo para encontrar ellos al asesino. Por más televisión que hayan visto estos chicos es difícil de creer, además sucede en los sesenta o setenta, en un pueblito de Australia.
Y el estilo del autor no ayuda demasiado, por ejemplo:

Parpadeo. Dos veces. y mis ojos se posan en la ventana.
Hay una avispa cartonera. Ahí mismo. Sobre el borde de las lamas de cristal. Parece ocupada en algo. Menea su trasero lenta y siniestramente.
Pero después de la página cien mejora o el oído del lector se acostumbra. Aparecen algunos episodios adolescentes bien contados, también los problemas matrimoniales de los padres del relator son creíbles. Hay un personaje que en el cine se llamaría actor de reparto y se roba el libro;  es un chico vietnamita, brillante y enclenque, pero juega al cricket como los dioses. Se relata en detalle el partido de su debut y el público y el lector quedan hechizados. Es el punto más alto por lejos.

La trama policial se resuelve de la peor manera, aparece un espectador oculto que revela todo, y hasta incluye una carta póstuma que sirve de evidencia a prueba de dudas.
Calificación: regular.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario