sábado, junio 09, 2012

Murió Ray Bradbury

De los libros que perdí Crónicas marcianas es el que más extraño (no son tontos los que no devuelven libros). Además fue mi primer libro de Minotauro. Y mi primer prólogo de Borges.

En Crónicas o en Farenheit 451 describe una mujer que con una concha en la oreja sintoniza infinita cantidad de melodías y se distrae por completo del mundo. Quizás para Bradbury en Illinois no fue una gran profecía pero para un chico del sur del continente en los setenta era una fantasía tan imaginaria como un cohete a Marte. Y cuando muchos años después se hizo real frente a mis ojos, Bradbury pasó a ser un visionario, y la ciencia ficción un género capaz de profetizar con acierto.

2 comentarios:

  1. Ray Bradbury no es ni por lejos el más técnico de los escritores de ciencia-ficción, pero habrá sido uno de los más humanos, y sin dudas, el mayor poeta de su género.

    ResponderEliminar
  2. Lo de poeta no se lo tendremos en cuenta, pero de hecho sí es de los más técnicos. Hasta escribió un libro sobre el zen de la escritura. Empezó a escribir muy joven, a ganarse la vida profesionalmente con eso, así que no le quedó más remedio que ser técnico. Aunque igual estamos hablando de diferentes "técnicas", yo hablo de técnica literaria.

    ResponderEliminar