martes, junio 12, 2012

César Aira. La villa

Aira tuvo una etapa pampeana, una etapa barrial y ahora está en su etapa centroamericana. Creo que de sus libros que transcurren en Flores este es uno de los más redondos. En su estilo conversador, dubitativo, la acción avanza y el relato tiene un aire policial bastante original para ser de César Aira. El barrio y los personajes son de clase media y actúan con perfección; no dialogan como heresiarcas de Uqbar (lo cual no objeto)  sino como chicos apenas salidos de la adolescencia, criados en la jungla de cemento, educados por la televisión. Incluso contagian al escritor y por ahí mete un "habría" en lugar de "hubiera".

En el final hay una tormenta descomunal, y la trama se interrumpe con algunos hilos que hubiese sido más lindo verlos anudados y no tan sueltos.
Calificación: muy bueno.

5 comentarios:

  1. Creo que hay alguna relación entre la estructura del libro y el "mapa" vivo de la villa.
    Jessica y Vanessa son imperdibles.

    ResponderEliminar
  2. Sí, las chicas son arquetipos. Gracias por aportar.

    ResponderEliminar
  3. Para mí, Aira es uno de los que mejor maneja la diferencia entre habría y hubiera. Vos, por ejemplo, en el último párrafo, los usás contrario a él.
    Si lo pasás al presente, verás la diferencia:
    "con algunos hilos que hubiese (habría) sido más lindo verlos anudados".
    "con algunos hilos que fuese (sería) más lindo verlos anudados".
    Yo estoy casi seguro de que se usa así, pero el uso inverso es tan extendido que debe de estar bien.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. ¿Presente? ¿Dije presente?
    ¡Dios mío!

    ResponderEliminar
  5. Hola... AYUDA!!! quisiera que me cuenten el final.

    ResponderEliminar