jueves, marzo 22, 2012

Julio Llinás. Circus

Este libro podría ser la tercera parte de la serie autobiográfica de Julio Llinás. El poeta llega a los cincuenta años y derrocha su dinero en recrear el paisaje de su juventud. Compra una chacra y la transforma en el casco de una estancia del siglo XIX, apropiada para estar rodeada de mil hectáreas propias y no de cincuenta. Pero deja de ganar dinero en su profesión y en el epílogo lo pierde todo.
No hay una gran trama de nudo y desenlace, son los sucesos encadenados, desde la compra hasta la ejecución de la hipoteca. Hay una línea de sucesos que se ocupa de la vida amorosa del poeta, quizás la parte floja del libro, y otra línea, llena de felicidades, que se ocupa de la vida de campo; desfilan gauchos, domadores, caballadas, aparecidos, prostitutas, un cura, un obispo, perros, comisarios, capataces y peones. De todo como en botica. Pero todos verosímiles.
Aprovecha el autor y se describe como consumado jinete y gran conocedor de caballos. Lo que se sospecha cierto pues tiene por su recuerdo más feliz el telegrama que recibió de su padre cuando era muy joven: vení que te he puesto a cargo de la caballada.
Otra felicidad que da la novela es la relación con su hijo Mariano, que resulta un chico inteligente y sencillo. Se entienden de maravilla y el chico es muy feliz en el campito.
En esta entrevista se nota que siguen siendo amigos
http://antologiadeladiversidad.wordpress.com/2011/03/28/la-doble-entrevista-una-charla-con-julio-y-mariano-llinas/

Calificación: muy bueno. Aviso que crecí en el campo y pocas circunstancias en este libro me resultaron extrañas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario