sábado, diciembre 24, 2011

Gustav Meyrink. El cardenal Napellus

[...]en este siglo XX la humanidad no tendrá casi tiempo para ver la luz del día, tan ocupada estará en pulir, aceitar, mantener eficientemente y reparar la masa de máquinas en continuo aumento.
Tres relatos fantásticos (al estilo de Poe) muy perjudicados por la mudanza de los tiempos. 
Pero el prólogo de Borges es sencillamente superior. Que genio,

No hay comentarios.:

Publicar un comentario