lunes, octubre 03, 2011

Julio Llinás. Fiat Lux


Sin embargo, un bofetón de bochorno lacerante estalla en el espíritu del hombre que logró ser aquel muchacho candoroso y altanero, toda vez que la memoria aflora. Y la memoria aflora, pues de un maestro que no ha sido el mío esto he aprendido: Sólo una cosa no hay. Es el olvido.

El poeta Julio Llinás rememora sus años más jóvenes. Desde su primer recuerdo en el arcadial pueblo de Martínez hasta su juventud de argentino en Paris. La infancia feliz y la juventud lúbrica. Clásico viaje. Pero el poeta escribe maravillosamente. El lector -una vez más- tiene que admitir que ignora casi todo de la literatura contemporánea o sospechar que la publicidad de un producto y su calidad van por caminos separados. Aunque buceando en el archivo océanico encuentra testimonios como este:

Félix Luna, 2006.
"-Bueno, me rindo. Diré un nombre. El mejor novelista argentino -no sé si sus libros harán historia o no- es Julio Llinás. Lean Fiat Lux, El fervoroso idiota o Circus y después me cuentan."


El poeta escribe muy bien, tiene gracia y las ideas claras. Pone imágenes y metáforas, siempre con acierto. Además escribe en argentino, en ese idioma  que tanto nos gusta. Es un castellano acriollado, de recia estirpe y paso elegante. Digamos que del tronco castellano en América brotaron varias ramas; creo que la globalización fue podando nuestra rama argentina. O al menos la fue tapando con tanto escritor que escribe a medida de las multinacionales. O -y esto es más probable- las generaciones criadas  al amparo del tibio resplandor de la televisión tienen el oído educado en otros sonidos, y son capaces de escribir “no me lo puedo creer”.sin sentir un puñal en las entrañas.

Calificación: muy bueno.


Ni la destreza en el trenzado de historias y argumentos, ni las maniobras de la mente, concederán su plena dignidad a la tarea más digna de este mundo, mientras el cuerpo interior del escribiente, como un gran vientre de mujer, no esté maduro para recibir la gracia. Una gran obra de letras ha de ser una especie de inmaculada concepción. Resígnese el lector ha que haya pocas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario