domingo, julio 10, 2011

Leonardo Sciascia. El contexto

De 1971, situada en algún lugar de Europa, queda claro que las comunicaciones en los últimos cincuenta años han cambiado la sociedad, pero -leyendo el diario- las personas se siguen asesinando como antes.

─¿Algún viajecito?
─Qué más quisiera. Pero el último que hice fue a Rus: doce kilómetros, a pie. Hace tres años.
Empieza como un caso policial y se transforma en un ensayo sobre el poder, la verdad y la mentira.

─Sí, era inocente... Pero ¿qué significa ser inocente, cuando se cae en el engranaje? No significa nada, se lo aseguro. Ni siquiera para mí, en cierto sentido. Como cruzar una calle y acabar debajo de un coche. Inocente, y ha sido atropellado por un coche: ¿qué sentido tiene decir algo así?
─Pero no todos son inocentes ─dijo Rogas─. Me refiero a los que caen en el engranaje.
─Tal como va el engranaje, podrían ser todos inocentes.

Sin mucho esfuerzo ni muchas líneas el autor logra personajes bien hechos.
Era ya hora de comer, y Rogas se encaminó hacia el restaurante del jueves: ya que tenía uno para cada día de la semana, siete por lo tanto que le consideraban un buen cliente pero no de suficiente confianza como para poder tratarle mal.


Calificación: bueno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario