sábado, mayo 28, 2011

César Aira. El bautismo

Novela de 1991, de las muchas escritas por Aira ubicadas en la pampa bonaerense, cerca de Pringles, en esta ocasión en un villorrio llamado El pensamiento, cuyos habitantes son pensameños. Un viento fenomenal arranca a un animal subterráneo (¿un pichiciego?) de la superficie. Mientras el animal vuela podría reflexionar sobre la aviación si el terror lo dejase, pero el pavor no lo abandona. Pero lo abandona el relator, para siempre y el animalito no vuelve a aparecer. ¿Que lo descifre el que pueda? No lo sé.
En medio de la tormenta el párroco es llamado a oficiar un bautismo pues el vasco Mariezcurrena ha tenido un hijo prematuro y teme por su supervivencia. En medio del feroz vendaval, en sulky (el caballo que lo tira se llama Sulky), logran llegar a la casa del vasco. Pero la criatura recién nacida es tan fea que resulta poco humana. El cura ni siquiera puede distinguir su género, y prefiere postergar el bautismo. Por qué motivo preguntan los vascos, "La indefinición" contesta el cura.

"¿Y si se muere antes?", dijo la mujer, que entre tanto había dejado de llorar. "Confío en que no será así", dijo el cura, que confiaba precisamente en lo contrario.

Después de ochenta páginas -no se sabe cómo terminó esa noche de viento- comienza la segunda parte:
Veinte años después, una noche de invierno, se había descargado sobre la tierra una lluvia realmente descomunal.

Abreviando, el diluvio inunda la llanura, y salvados milagrosamente se encuentran dos supervivientes, un sacerdote que iba de la capital al sur y un joven gaucho de magnífico aspecto. Resulta que conversando en medio de la tormenta en un refugio a punto de desaparecer -el agua lo cubre todo- sale a la luz que se trata del cura que fue párroco de El pensamiento (hace veinte años que vive en la capital estudiando crítica de cine) y el hijo menor de Mariezcurrena.
El lector sospecha que la trama está por descubrirse, que sabrá si hubo o no baustismo, o si se concretará entre tanta agua y entonces Dios dejará de hacer llover. El lector se pone un poco ansioso por saber cómo termina la historia, porque faltan muy pocas páginas, cada vez menos, y entonces... termina la novela. ¿Qué decir?

Algo más: los personajes son auténticos paisanos, pero se mandan tremendos diálogos, metafísicos, teológicos; y filosofan como sofistas de primer orden.

Calificación: bueno.

sábado, mayo 21, 2011

Neil Gaiman. El cementerio sin lápidas y otras historias negras

Relatos para la juventud, que podrían ser para mayores, aunque les falta un poco. Sus virtudes (imaginación, suspenso) y sus faltas (de desarrollo, de profundidad) convienen al lector joven. No sé para que edad, pero hubiese sido un buen libro para mis once o doce años (demasiado tiempo atrás).
Hay fantasmas, monstruos, brujas, aves mitológicas, y mucha invención.
En contra, el mejor relato es una parte de la excelente novela El libro del cementerio.

Calificación: bueno. Me gustó la mitad de lo cuentos.

sábado, mayo 14, 2011

Rubem Fonseca. Ella y otras mujeres

Estoy leyendo un par de novelas nabokovianas y para despejarme conseguí un libro de Fonseca. Cumplió todas mis expectativas, a saber, una lectura muy entretenida y fácil: amena.
Veintisiete relatos llenos de sexo, con algo de violencia, con cuotas de amor y de muerte, también de asesinatos. Hay varios relatos del asesino a sueldo que ya apareció en libros anteriores. Dos cuentos son humorísticos. Uno es de tortura que hubiese preferido no leer.
Son cuentos directos, pero no triviales ni simples. Fonseca escribe como dicen que se debe, como quien cuenta. La traducción carece de españolismos (es una dato favorable) y tiene apenas algunas palabras que creo que son colombianas (tirar por fornicar, gago por tartamudo):
Calificación: muy bueno.

martes, mayo 10, 2011

Manuel Vázquez Montalbán. Asesinato en el Comité Central

Matan al secretario del PCE en una reunión plenaria, casi a la vista de todos, en los pocos minutos que dura un corte de luz.
El detective Carvalho (que fue miembro del PCE) es solicitado para resolver el caso, lo cual logra sin mucho esfuerzo aunque pasando por un par de circunstancias inevitables en el policial negro, golpiza feroz, y sexo con mujer bonita.
Pero esta novela no es policial, sino que es un documental del Partido Comunista Español; no se me ocurre que alguien ajeno a esas coordenadas le encuentre algún interés. En resumen, reservada para españoles interesados en la política de posguerra, en particular los avatares de los comunistas.
Calificación: mala.

martes, mayo 03, 2011

Gene Wolfe. La Urth del Sol nuevo

Severian viaja en la Nave, para buscar el renacer del sol de Urth. La Nave viaja saliendo del tiempo y volviendo a entrar. Esta quinta novela de la serie vuelve a la acción y es maravillosa. Sin dejar de lado la complejidad del universo nada menos, Severian combate cuerpo a cuerpo más de una vez.
Qué bien cuenta Gene Wolfe. Te mete en su mundo y te lleva de la mano como a un niño embrujado. Quizás esta serie no cambie tu vida, pero que placer que te da.
Los capìtulos finales son más densos porque Severian viaja demasiado en el tiempo; él mismo es uno y varios. Complejo. No sobran las explicaciones.

Calificación: muy bueno.
(*)Leído en el Kindle.