martes, abril 19, 2011

Bohumil Hrabal. La pequeña ciudad donde el tiempo se detuvo

Relata un niño de ocho años la vida de su padre y su tío (hermanos). El padre es gerente de una cervecería, está casado con una hermosa mujercita, es honesto y aburrido; su tío Pepi es obrero en la fábrica, gasta todo su tiempo en tabernas donde solo sirven mujeres, y vino a pasar quince días pero nunca se fue.
Es un libro de pretensiones cómicas, y hace reír mucho mucho. ¿Qué más se puede pedir?
Después llegan los alemanes, se van, llegan los rusoso, impera el socialismo, la cervecería pasa a ser del pueblo, los años desgastan al tío Pepi. Toda la novela se tiñe de nostalgia, de tristísima melancolía, es el ocaso de las vidas. El lector sensible puede soltar una lágrima.

Calificación: excelente.
Edición de Ada Korn en los años ochenta: muy buena; ya no se hacen libros con tanto acierto, ni con tan buen papel.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario