jueves, marzo 31, 2011

Arthur Conan Doyle

Adivino la oportunidad comercial de esta linda edición: un libro para regalar a los sobrinos: corto (barato), de un autor reconocido pero con algo original (no está su archisabido detective).
Pero los relatos son demasiado breves. Falta desarrollo; las tramas y los personajes merecerían un esfuerzo superior.

[...]arrastraron a los prisioneros y la tripulación hacia el centro de la nave y los arrojaron por la borda de a uno por vez. [...] Antes de arrojarlos, Sweetlocks les tajeaba los tobillos con su machete para que, de haber algún buen nadador, no intentara llegar a la costa y denunciarlos.

domingo, marzo 27, 2011

Arnaldur Indridason. La voz

Lindo policial que mantiene el suspenso hasta el final.
Esta serie acontece en Islandia y se nota que la escribió un nativo porque carece casi por completo de color local.

[...] los extranjeros acarreaban paquetes muy adornados y bebían cerveza como si no supieran que era más cara que en cualquier otro sitio de Europa, sino del mundo entero.

La trama incluye un niño prodigio, un homosexual que no quiere salir del closet, el segundo mejor hotel de Islandia, servicio de acompañantes, coleccionistas de niños cantores y otros elementos. Hay una historia anexa de abuso infantil. Acabo de notar que las dos novelas que leí de Indridason tienen mucha violencia. Nada de prolijo arsénico en Islandia.

miércoles, marzo 23, 2011

Jane Austen. Mansfield Park

Para mí, Austen comenzó siendo una referencia elogiosa en una novela de Alicia Jurado, llena de escritores. Luego, fue la autora de libros que solo se conseguían en librerías de viejo, editados con letra diminuta. Luego fue la autora del libro original de un par de películas y hoy es para mi lo mismo que para el gran público: una escritora magnífica, cuyos libros están en las librerías bajo el rótulo Clásicos.

Esta es una novela apasionante, cuyos personajes están en edad casadera, y durante un par de años revolotean y braman, según su temperamento los mueva, hasta que en el epílogo cada cual es puesto en su lugar.
La trama y el suspenso están sostenidos por los caracteres, por los personajes, todos ellos con virtudes y defectos, con inclinaciones y valores diversos; sobre los valores, mucho se dice acerca de la educación que los inculcó.
Algunos hombres y mujeres guardan todo el decoro posible y la mayoría no puede resistir sus bajos impulsos o el deseo de satisfacerse de inmediato, sin pensar en los demás o en el porvenir.

Austen escribe y describe con claridad. Cuando le parece, con magnífica ironía. Novela de amores. Hasta el final no se sabe con quién se quedará Fanny Price.

Calificación: muy buena.

jueves, marzo 17, 2011

Herbert George Wells. El hombre invisible

Entretenida historia, que se entiende que haya cautivado al niño Borges. En lo personal una grata sorpresa porque me había aburrido mucho con La guerra de los mundos.
Todos conocen la historia del hombre que no refleja la luz, así que voy a destacar las diferencias entre la historia original y sus últimas versiones fílmicas. Son en esencia de orden moral. Quiero decir, es notoria la homogeneidad sobre las cuestiones éticas en las películas que salen de Hollywood, y descubrir la versión original -tan distinta- fue una sorpresa, primero grande, luego agradable.

-¡Cerrad las puertas, cerrad las ventanas, cerradlo todo! ¡Viene el hombre invisible!

Griffin -el invisible- es un científico irascible al principio y un megalómano loco al final. Podrá ser el protagonista, pero no será un héroe ni un antihéroe. Es invisible por propia voluntad. Probó el experimento hasta estar seguro de su acción, y la ausencia de efectos adversos. No estimó bien las dificultades de ser invisible, pero porque estaba apurado por prosaicas razones. Como los criminales de baja ralea, por robar unos soberanos lo arriesgó todo. La obligación de pagar la renta y la comida están en todas las páginas, nada de vivir del aire. Griffin intenta revertir la invisibilidad pero se queda sin tiempo, sin dinero y pierde la paciencia; decide sembrar el terror y extorsionar al gobierno. El pueblo y las autoridades, en admirable conjunción, se defienden y acosan a Griffin. Lo persiguen bajo la nieve, y lo matan a golpes, muchos contra uno, en una pelea ciega y feroz. Muerto, de a poco refleja la luz. Está desnudo.

lunes, marzo 14, 2011

Arnaldur Indridason. Las marismas

Calificación: buena.
Novela policial que respeta los últimos convencionalismos en la materia. Protagoniza un detective de la policía, junto a su equipo y sus jefes. Todos tiene vida familiar y la de Erlendur no está muy en orden que digamos.
Es de las novelas con enigma que se resuelve con un rasgo original: el género muta, de policial a drama pleno.
Hay apenas alguna flaqueza en el avance de la acción, pero es casi toda la novela un entretenimiento muy satisfactorio.

Comparemos: mejor que Wallander de Mankell, y menos que Montalbano de Camilleri.

viernes, marzo 11, 2011

Truman Capote. Desayuno en Tiffany's

Cuatro relatos bastante buenos de Truman Capote. El primero intenta y logra crear un personaje, Holly, que es irresistible para todos, incluyendo al amable lector. El último cuento es una hermosísima evocación de la infancia.

-Prefiero que tú me cuentes la historia, Buddy. Así puedo imaginármela mejor. Además, las personas de mi edad no deben malgastar la vista. Cuando se presente el Señor, quiero verle bien.

Un recuerdo navideño

Es un libro corto y barato, ideal para quedar bien con un regalo sencillo, porque es muy difícil que no guste.

domingo, marzo 06, 2011

Escenas para una película escatológica

Mueren en un instante siete mil millones de personas. El último hombre sobre la tierra recorre pueblos y caminos. Cada día los cadáveres están más descompuestos. Cuando solo quedan huesos blancos llega a una ciudad y sobre la mitad de las osamentas reposan medusas gemelas. Ha llegado a Buenos Aires, tierra fecunda... en implantes mamarios.

sábado, marzo 05, 2011

AG sobre MVLL

Si hay alguien que me tiene sin cuidado es el señor Vargas Llosa. Sé que escribió tres novelas estupendas que me entusiasmaron en aquel momento: La ciudad y los perros, La casa verde y Conversación en La Catedral. Y sé, o por lo menos es mi opinión, que después se limitó a pavadas más o menos entretenidas como las de las visitadoras y la tía y esas cosas, hasta llegar a novelitas que dan vergüenza, como la de la nena traviesa o las nena mala o qué sé yo. Puedo recordar con gratitud y hasta con la sombra de aquel entusiasmo sus tres antiguas excelentes novelas.

Angélica Gorodischer, aquí. Coincido plenamente. Y agrego que La ciudad y los perros sigue siendo una maravilla.