domingo, febrero 13, 2011

Raymond Chandler. El sueño eterno

-Tenía antecedentes penales.
Se encongió de hombros y contestó sin darle importancia:
-No tenía las amistades adecuadas. Eso es todo lo que los antecedentes penales significan en este país, podrido de crímenes.

La novela es anterior a la segunda guerra mundial, y es notable que poco ha cambiado desde entonces la tecnología usada en los revólveres y las pistolas. Algunas costumbres han cambiado bastante más, para el caso, uno de los motores de la intriga es la extorsión. Se paga para evitar un escándalo en los periódicos amarillos; y los papeles del escándalo son -nada menos- unas fotos de la joven heredera vestida como vino al mundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario