sábado, enero 29, 2011

Ursula K. Le Guin. Ciudad de ilusiones

Aceptable episodio del ciclo del Ecumen.

Hay dos cuestiones principales. Primero, la circunstancia de lugar. Transcurre en el planeta Tierra que ha recobrado el salvajismo después de miles de años de despoblación. Las comunidades son casi todas de cazadores que se visten con pieles curtidas pero cazan con rifle laser que han heredado. Nunca se menciona la fuente de energía que usan esos rifles, siendo al parecer inagotables.

El otro tema son las relaciones entre la realidad y la mente. ¿Cuantas verdades existen?
¿Cuanta verdad hay afuera de la mente que percibe? En esta novela hay mucho sobre lavado de cerebros, sobre hipnosis, telepatía, lectura de la mente, barreras mentales, etc. Esos artilugios son mas o menos fantásticos, pero el tema tiene aristas cotidianas, en los extremos de la vida útil del artefacto llamado cerebro: en la mente desde niños se dibujan los moldes o modelos donde será representada la realidad (este mecanismo asegura la velocidad de interpretación), y con el desgaste de los años el mecanismo de represantación es cada vez menos confiable, hasta que nos internan en un asilo, por nuestro propio bien.
Pero en el libro no hay más especulaciones que las necesarias para entretener.

Calificación: bueno, pero casi de los más flojos de Le Guin.

2 comentarios:

  1. De ella leí hace poco El nombre del mundo es Bosque. El tema relevante, pero el tratamiento quedó debiendo. Un mal del Sci Fi? mucho tema y poco manejo...?

    ResponderEliminar
  2. El nombre del mundo es Bosque, tampoco es la más feliz de las novelitas de doña Ursula. Muy recomendables son Los deposeídos y La mano izquierda de la oscuridad, ojo que son muy distintas entre sí, pueden gustarte ambas, o solo una.

    ResponderEliminar