sábado, septiembre 25, 2010

Sándor Márai. El último encuentro

Tiene cosas de novela rosa: prosa llena de lugares comunes, personajes psicologicamente impenetrables, y mucha escenografía: el emperador, condesas, guardias imperiales, cacerías, monteros, noches de nieve y luna, niñeras, cofias, osos, ciervos, escopetas, sables, carruajes, trucha, helado flambeado. Falta el amor; no hay una historia de amor ni grande ni mediana. Las novelas rosas pueden entretener, y si la pasión está bien llevada, emocionar. En esta novela el grueso del relato se compone de un discurso lleno de palabras bonitas y frases sentenciosas que así en montón valen... nada. Aburrimiento.

Calificación: regular.
Una faja roja comunica que cuarenta veces ha entrado a la imprenta.

Acá hay una reseña justa y divertida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario