lunes, agosto 30, 2010

soy sumamente hermoso

- No estoy seguro. Soy sumamente ignorante.

El joven rió y me hizo una reverencia. - ¡Muy honrado! - dijo -. He vivido aquí tres años y todavía no he adquirido una ignorancia que valga la pena mencionar. - Parecía divertido, pero se mostró amable a la vez, y recordando algunos fragmentos doctrinarios del handdara entendí que había estado vanagloriándome demasiado, como si me hubiese acercado a el diciéndole «Soy sumamente hermoso».


No hay comentarios.:

Publicar un comentario