jueves, agosto 12, 2010

María Martoccia. Los oficios



Martoccia es una destacada traductora. La mayoría de los personajes de esta novela son ingleses y todo el libro está en castellano, sin excepción; los diálogos entre ingleses y entre argentinos no se distinguen. ¿Cómo habrá pensado Martoccia ese aspecto? O no lo habrá pensado. Quizás jugar a ingleses y cordobeses no aportaría nada. Hay varias posibilidades teóricas. Como sea. la prosa es sencillísima y ajena a cualquier artificio incluso el de simplificar. El lenguaje de los personajes es en general el de argentinos de cierta edad bastante educados, no de clase alta por su posición actual pero en algún ascendiente, que se nota, por ejemplo en la naturalidad con que usa la palabra mucama.

El relato está armado con episodios de los británicos y sus descendientes en un pueblo o una zona de sierras que incluye varios pueblos; nunca una ciudad grande. El personaje que más aparece es Susie -que es adoptada, por lo tanto inglesa por crianza. Los capítulos son escenas de la vida normal. Visita al vivero del crota Milan. Un cursillo de enfermería en San Esteban. Hay unos cuantos ingleses ya muy mayores. Algunos personajes se conocen entre sí y otros empiezan a relacionarse. Melina y Clara son las hijas jovencítas de Susie y Néstor; pertenecen a los personajes más argentinos y parecen creer en alguna práctica esotérica con cierto asombro de la madre. El relator no cuenta más de lo que se ve, y a veces lo que piensa Susie. Quizás alguna persona no es quién parece, o algo está por suceder. Pero antes de cualquier revelación, la novela termina.

Pero no crean que Martoccia ha escrito como Beatriz Guido, desde el medio pelo. Se nota que cuenta de primera mano, y también sabe que el imperio británico no existe más, sin importar cuánto se festeje el centenario de la reina; para que quede claro trae desde las islas una jovencita a pasar unas vacaciones y hace notar que los ingleses en Córdoba son más una isla algo alejada, son una isla perdida en el tiempo,

Tengo algún pariente escocés y en mi experiencia no son raras las «amistades inglesas que empiezan por excluir la confidencia y que muy pronto omiten el diálogo». Así que el paisaje de scones y té, me resultó conocido.
Calificación: muy buena. Me encantó.
Además, comprado por 5 pesos, casi nuevo.

8 comentarios:

  1. Me quedé pensando en lo que dijiste al principio. Anoche vi una película ("Adam Resurrected") en la que el protagonista es alemán. Primeras escenas: Adam está en un psiquiátrico en Israel; habla un inglés con fuerte acento alemán con los otros reclusos, que se suponen sobrevivientes del holocausto, pero que se manejan en perfecto inglés estadounidense. Esta asimetría auditiva hace que uno se pregunte por qué el director habrá preferido que Jeff Goldblum (Adam) sea el único que pretende ser alemán entre tantos alemanes (y que intercale constantemente palabras en alemán para mayor verosimilitud), y por qué los psiquiatras israelitas no tienen, por ejemplo, acento hebreo. Pero bueno, esto empeora cuando hay flashbacks a la época del nazismo, donde la mujer y la hija de Adam hablan en inglés sin acento, los soldados nazis hablan en alemán puro, y el antagonista (Willem Defoe) habla con él en inglés con acento alemán. Me hice la misma pregunta que vos: ¿cómo habrá pensado el director ese aspecto? Volviendo a la literatura, creo que uno de los aspectos que más me molesta en muchos escritores (no en todos, depende del género) es la falta de voces diferentes. Hay cinco personajes en un libro, y todos hablan con la misma elección léxica, el mismo ritmo, son marionetas de un ventrílocuo deficiente. Esto puede pasarse en las fábulas de Borges, donde los personajes son siempre simbólicos, pero en un escritor como Bolaño es imperdonable: el personaje puede ser mexicano, argentino, mujer, hombre, adolescente, anciano, pobre, rico, y dice todo como lo dicen los demás. O bien el escritor se da cuenta de que uno de los personajes es alemán y le pone las R fuertes, para esconder el problema general. Hay pocos escritores que manejen el arte del cambio de registro.

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo! Se puede saber por dónde lo conseguiste a 5 pesitos?? Gracias.

    ResponderEliminar
  3. qué curioso que hayas llegado a esa entrada tan vieja de mi blog hace tan pocos días y que yo casualmente (y para evitar trabajar) me haya puesto a repasar posts viejos... en cuanto a tu pregunta, con contemporáneos me refiero a que escriben ahora, en esta época, no a si están vivos o no; y sí, creo que casas es el mejor (porque es el que más me gusta, no me parece que otro parámetro más objetivo sea mejor para decidirlo).
    Gracias por leer mi blog. Me sorprendo gratamente de encontrar que el tuyo tiene una premisa parecida. Procuraré leerlo en cuanto pueda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¿No es parte de la tradición del cine norteamericano incluir un poco de acento en el protagonista y omitirlo en los demás?

    Pedro Mairal cada vez que pone un personaje, le da el tono exacto. De los muertos, Bioy y Sara Gallardo lo hacían bien. Y me acabo de acordar de La conjura de los necios, cada quien se expresa con su propia voz. De los que lo hacen mal, mejor no hablar.
    No quise decir que Martoccia no sabe cambiar de registro, porque sí que sabe hacerlo y sin levantar la voz. Lo demuestra con el lenguaje de las chicas y también con un par de empleados municipales. Me llamó la atención que no incluya ni una palabra en inglés. Creo que algo significa esa ausencia.

    ¿5 pesos? Avenida Corrientes y Riobamba, mesa de usados.

    ResponderEliminar
  5. En Neuquen, Wal mart, 11 pesitos. En Jumbo también se lo puede conseguir casi al mismo precio.

    ResponderEliminar
  6. Maria Martoccia parece no tener mucha imaginacion , y en su caso esto no es una critica sino un halago, es evidente que conoce muy bien el medio que de algun modo retrata , con escaso cariño pero con mucho respeto y muy buen gusto

    ResponderEliminar
  7. todo lo que lei de esta novelista me parece excelente , es original iteligente y sensible y se le nota una solida formacion cultural

    ResponderEliminar
  8. Estiamada Maria Martoccia: Me encantó la entrevista que te publicaron hoy en la Revista Ñ.
    Me parece mas que interesante tu reflexion "Siempre me pregunto como se crea el interés"Yo creo que el interes nace con nosotros mismos y entonces se invierte la pregunta "Como se explica que las personas hayan perdido el interes?. La respuesta no es fácil, si ves uno de mis videos "Carta a la niña pregunta transformada en comodín" quizas se pueda encontrar alguna respuesta.
    Me encanta cuando mencionas "escribir los diálogos y después coseros". Por que una sociedad de pensamientos fragmentados uno se fortalece en cada puntada que va dando. Asi lo siento tambien yo cuando me identifico como un costurero de ideas.
    Reconozco no haber leido tus libros, pero no tengo dudas que sera un placer hacerlo, porque se que respondera a un orden predeterminado de un mundo moralista que se hunde dia a dia.

    ResponderEliminar