lunes, julio 19, 2010

¿Era necesario decir esto?


Saramago
A lo largo de varios años me he sentido fuera de juego por no compartir el gozo de la literatura de Saramago. Intenté con honestidad, lo aseguro, pero no pude encontrar en el portugués mucho más que una corrección literaria y una abrumadora corrección política que, en cada caso, lo condujo a rumiar alguna tesis sobre el mundo y sus habitantes y luego recurrir a una cáscara de ficción para demostrarla.

De manera que Saramago no me parece -eso tampoco le importa al mundo, si vamos al caso- de ningún modo un artista ni un escritor diestro y capaz de entretener. Tenía, además, la tentación de presentarse como un defensor de las causas justas, al menos desde su punto de vista, allí donde tuviera oportunidad y no faltaran cámaras y micrófonos.
Como se insiste de modo permanente en inflar la memoria de Saramago con frases grabadas que se entienden poco, artículos y exégesis, como un culto desaforado y bienpensante no para de crecer, tenía que decirlo.

Publicado por Mario Mactas el 16/07/2010 | Enlace permanente


Se resiste la voluntad a criticar un muerto reciente. A entristecer a sus deudos. Es el momento de mirarlo con buenos ojos y dejar para más adelante las opiniones contrarias. Creo. O lo siento.

Tecnología mediante, hoy en día es muy fácil escribir opiniones en internet; no hay que enojarse contra los escritos ofensivos, baladíes o tontos que sin duda son la mayoría. No hay que enojarse.

A continuación, mi inepta opinión sobre los libros más importantes de Saramago. Con prosa de empleado judicial relata invenciones sencillísimas y jamás acierta a crear un personaje o una escena entretenida.
Me aburrí tanto leyendo ese par de libros.

3 comentarios:

  1. Saramago tiene buenos libros, pero también malos. Creo que dos cosas lo han perjudicado: una, la voluntad de publicar mucho; dos, lo que dice Mactas, su "abrumadora corrección política" que terminó devorándolo a él y a sus libros. Su muerte, para muchísima gente, fue leída desde la muerte de una conciencia colectiva, y esto habla menos de Saramago que de la ausencia de hombres éticos. Respecto a los libros, no sé cuáles leíste; sospecho que estuvo El evangelio entre ellos, ya que es el más importante. Ahí hay más de una escena entretenida, aunque, como sugerís, los personajes son alegóricos, como en la mayoría de los libros de él, y por más que les preste cierto coloquialismo, terminan siendo cáscaras delgadas sobre símbolos. Pero la ausencia de personajes no hace mala literatura, como atestiguan los libros de Borges o los de Joyce.
    No estoy de acuerdo con Mactas en que no sea un escritor diestro, ya que por lo menos (no vamos a discutir sobre gustos) creó una prosa personal y un ritmo original. Cuando deja de lado ese estilo, como por ejemplo en "Las pequeñas memorias", cuando se resigna a los puntos y los punto y comas, se ve que sigue habiendo un escritor competente.
    Probablemente en cincuenta años sea visto como hoy vemos a Cortázar: un reflejo político en el mundo de la literatura que representa al espíritu progresista de su época. Y en cien, pasadas las resistencias a los escritores demasiado famosos y las inquietudes políticas, quizás le rescaten algún que otro libro como un nuevo clásico.

    ResponderEliminar
  2. Te aconsejo que te dediques a la crítica de la novela rosa y de best sellers...y dejes para los que saben profundizar la opinión de la LITERATURA. Tus críticas son mediocres y no las fundamentas (aparte de con tu propia opinión personal), serán el reflejo de ti mismo...

    ResponderEliminar
  3. el anónimo este último es un enterado. Profundizar... para los que saben... cuanta soberbia!!! no dices nada nuevo, solo te metes con el autor del blog. Eres un ignorante envidioso. Tu comentario es el reflejo de ti mismo, de tu incapacidad, de tu rabia, de tu envidia, y de tu miedo a escribir con tu verdadero nombre, si tan listo eres.

    ResponderEliminar