sábado, junio 19, 2010

Enrique Vila-Matas. Dublinesca


No terminó de atraparme. Es como otros relatos de Vila-Matas que no tienen foco, ni en la historia ni en los personajes; no digo que no los haya pero su intensidad está en la sombra del discurso. En este caso el tema es como siempre la literatura y en particular el Ulysses de Joyce. El protagonista trata de no convertirse en un hikikomori después de haber cerrado su editorial y jubilarse (además los sesenta años no lo tratan sin achaques). Dos tercios de la novela le lleva decidirse y preparar un viaje a Dublín, para estas mismas fechas, junio , Bloomsday. El tercio dublinesco es más entretenido. Hasta hay algo de tensión, ¿volverá Samuel Riba a beber?

Después de dos años de abstinencia está confirmando una vieja sospecha: el mundo es muy aburrido, o lo que es lo mismo, lo que sucede en él carece de interés si no lo cuenta un buen escritor.


Calificación: buena. O regular.
Parece que el gusto que me dió leer El mal de Montano no se volverá a repetir, por más que lea y lea libros que en esencia son iguales.

1 comentario:

  1. yo también ando preocupada: volverá Samuel Riba a beber??? ;-) (tampoco me ha gustado, nada-nada-nada).

    ResponderEliminar