domingo, noviembre 08, 2009

Tres rosas amarillas. Raymond Carver

Son cinco cuentos sobre hombres divorciados, vueltos a casar, en adulterio, o en plena destrucción matrimonial. Y otro cuento que relata la muerte de Chéjov.
Los tres primeros no me gustaron. Son sobre un día en las desgraciadas vidas de personas mediocres.

El cuarto cuento trata sobre un trabajador que mantiene a su madre, y ayuda a su hija que con dos niños vive con un vago, a su hijo que desde la universidad amenaza con suicidarse si no le paga el viaje a Europa para escapar del mercantilismo americano (de paso, el préstamo que pagó la universidad también lo cancela el padre), paga la pensión de su ex esposa porque sabe que en seguida le caen los abogados si no lo hace; y de repente el hermano le pide un par de miles. Pobre hombre, es duro ser honesto y generoso. Me gustó; y como se ve, tiene algo más que una vida absolutamente vulgar. Quiero decir, el autor puso unas circunstancias que ameritan ser relatadas.

El quinto cuento es Caballos en la niebla. A un hombre lo abandona su esposa después de muchos años, en una noche de niebla. El abandono es inesperado y quizás inexplicable, la niebla es muy extraña y de la niebla aparecen unos caballos irreales. Excelente.

El último relato cuenta la muerte de Chéjov, no le encontré mucho atractivo.


Sobre Caballos en la niebla, resulta que Angélica Gorodischer publicó en 1983 un cuento maravilloso de tres páginas llamado La resurrección de la carne; y el suceso es el mismo: el esposo no escucha a la mujer, la mujer se marcha. Aunque la circunstancias de la huida son distintas (¿son distintas?): para Carver la mujer se va cuando aparecen los caballos desde la niebla, para Gorodischer se marcha con los cuatro jinetes del apocalipsis.
Entonces, en la misma época, en lugares distantes, distintas plumas escriben dos cuentos maravillosos contando lo mismo; ¿no es un caso claro de inspiración celestial? La musa soplando argumentos a quien pudiera oír, y él allá, ella acá, oyeron.

4 comentarios:

  1. El cuento de sobre Chejov es notable , junto a la biografia novelada de Nemerosky es lo mejor que he leido , en homenaje al ruso.
    ´
    Por la red circulan varios articulos , donde se habla que a Carver le arreglaban los cuentos , ¿ verdad mentira?

    Aqui el articulo
    http://chanove.rupture.net/baricco.htm

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusta mucho Carver, especialmente los cuentos donde la cosa no está en la historia, sino en el ida y vuelta de los diálogos. Tres rosas amarillas no es su mejor libro, igual.
    Respecto a lo de que a Carver le reescribían los cuentos, es verdad. En mi blog (paso chivo) traduje uno de los cuentos de Carver originales, junto con todos los arreglos que le hizo su editor. No se puede creer.

    ResponderEliminar
  3. Querido Ericz:

    He leído por ahí que Anagrama se apresta a publicar cuentos de Carver antes de ser pulidos, retocados (¿mejorados?) por su editor. La industria editorial, por lo visto, no se pierde una. Yo paso. Lea usted la nueva versión y después me cuenta. ¿O piensa como yo que es una perdida de tiempo? ¿Qué ganamos si, como se sospecha, el original era deleznable?

    Un abrazo
    G.B.

    ResponderEliminar
  4. No hay tiempo para leer versiones. Hay mucho que hacer. En lo posible me acerco a los autores por lo mejor que tienen.
    Dicen que los buenos cuentos de Carver son excelentes; algo he visto a mi alcance, ya pondré aquí algunas líneas más.

    También desentrañar una traducción (y más en este caso, una refacción) tiene su encanto.
    Aquí el link a la página de Leandro, http://seikilos.com.ar/seikilos/traducciones/principiantes-beginners-raymond-carver/

    ResponderEliminar