sábado, noviembre 14, 2009

Martin Walser. La guerra de Fink

Algunas lecturas (Ibsen, Joseph Roth, Kafka) me han dejado la impresión que existe una relación única entre los alemanes y las leyes escritas. Una relación intensa y despiadada. Este libro de Martin Walser repite esos viejos problemas: el funcionario, el escalafón, las reglas, los expedientes. Supongo que para las mentes germánicas ha de ser un tema importante.

La trama es sencilla: el funcionario Fink sufre un desmérito en su carrera (cuando cambia el partido gobernante) y comienza una guerra de memos, apelaciones, amparos, reclamos, cartas de lectores, una guerrilla infinita contra la burocracia. Esa lucha kafkiana lo transforma en un indeseable, lo agota y lo envejece. Pobre Fink. De a poco se confunde con su destino: un pleito que no puede ganar.

Calificación: regular. Porque son demasiadas páginas y Fink que recorre un círculo o una espiral desesperante sin salida.
Las miserias de la burocracia y la decadencia de Fink están bien contadas, pero también son aburridas.

1 comentario:

  1. Estimado Ericz:

    Sí, tiene usted razón. Existe una relación sin par entre el hablante en alemán y los imperativos categóricos (la ley, la norma, la obediencia). Por eso, Nietzsche decía que el kantismo es la filosofía perfecta para el funcionario prusiano. Creo que nosotros, los argentinos, somos la contracara. Anómicos por antonomasia, para bien y para mal.

    Mis respetos
    G.B.

    ResponderEliminar