lunes, noviembre 30, 2009

Juan Gabriel Vásquez. Los informantes


Es una historia particular dentro de un episodio, menor para la segunda guerra mundial y triste para Colombia. La reclusión de los colaboradores del III Reich, según lo indicado por la embajada norteamericana, y el despojo de los bienes de esos supuestos colaboradores. La historia particular es la del padre del escritor, que se va revelando a medida que intervienen los protagonistas o los documentos que dejaron. Contemos que su papel fue deshonroso, así que también la novela trata sobre los males o beneficios del olvido. Todos los protagonistas son descendientes de alemanes, algunos judíos, otros no y otros desinteresados.
Una buena historia, muy bien escrita. Vásquez escribe con fluidez en castellano de buena casta.
Pongo este párrafo porque me gustó, aunque no sea representativo del todo; en general omite la pompa y relata con simpleza.

Una de las primeras reseñas del libro lo acusaba, o me acusaba a mí, de una mezcla deplorable de narcisismo y exhibicionismo, y, a pesar del poco respeto que le tenía al reseñista, a pesar de su prosa de subteniente, su evidente carencia de lecturas y sus razonamientos de cabeza rapada, a pesar de que en cada una de sus frases revelara falta de oído, de gramática y de estrategia, a pesar de que hubiera utilizado el espacio de su comentario para poner en escena sus complejos de inferioridad (pero decir complejos era un halago) y sus fracasos literarios (pero decir literarios era una hipérbole), a pesar de que sus reproches eran poco más que opiniones de barra y sus elogios poco menos que opiniones de coctel, en los días que siguieron no pude sacarme sus acusaciones de la cabeza.

Calificación: muy bueno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario