sábado, noviembre 21, 2009

J. G. Ballard. Noches de cocaína


Ballard mantiene el estilo a través de todos sus libros, y escribe por ejemplo:

Un viento racheado cruzaba la terraza y una nube de ceniza blanca se arremolinaba a nuestro alrededor como un fantasma de hueso molido que corría inquieto detrás del aire.


Este libro trata en apariencia de un caso policial pero es solo la puerta de entrada de una persona "normal" a la comunidad de ociosos que eligieron reposar en el clima amigable del sur de España.
Nuestros gobiernos se preparan para un futuro sin empleo, y eso incluye a los delincuentes menores. Nos aguardan sociedades del ocio, como las que se ven en la costa. La gente seguirá trabajando, o mejor dicho, alguna gente seguirá trabajando, pero sólo durante una década. Se retirará al final de los treinta, con cincuenta años de ocio por delante.


Un capítulo -solo uno- está lleno de sexo bien descripto.
─De acuerdo. ─Me miró intrigada por mi tranquilidad.─ Estoy dispuesta a casi todo. ¿Qué quieres que haga?


De a poco el problema policial se esfuma y la novela pasa a ser un ensayo sobre la comunidad y el ocio. ¿Cómo se vive sin trabajar? El pueblo entero no tiene nada que hacer (excepto los sirvientes, pero no aparecen en este libro; sí aparecen los policías pero apenas). Se dedican entonces a la prostitución, al tráfico de drogas, al psicoanálisis, al tenis, al pillaje y el vandalismo, a los fármacos recetados.

En el final se resuelve el caso, pero de una manera absurda. Calificación: regular. Esa sociedad no parece posible, y entonces pierde mucha crédito el relato. Anotemos que el lector vive en el sur del mundo, muy lejos del autor.

2 comentarios:

  1. Librazo.

    Link del humanoide sobre éste libro:

    http://librerohumanoide.blogspot.com/2007/12/noches-de-cocaina.html

    Saludos

    ResponderEliminar