viernes, octubre 16, 2009

Michael Frayn. La trampa maestra

Entretenido.
Hay un fallo en la parte policial, diría Poirot que es psicológicamente imposible y tendría razón, porque no hay explicación para como se entrega el relator en las manos del truhán. Ese error perjudica bastante la trama.
Se trata del intento de apropiarse de una posible obra desconocida de Bruegel; intento que hace un poco práctico profesor de arte. Intenta engañar a un patán que se dedica a lo mismo, y a no trabajar y a evadir impuestos.
El final es horrible: la obra se quema en un accidente estúpido.
Tiene epílogo, donde se cuenta el final de cada uno y se da un giro más a la trama (en lo accesorio, en los coprotagonistas); ¿este recurso es una moda importada de Hollywood?

Calificación: dos tercios bueno, un tercio regular.

Algunos apuntes que no voy a desarrollar:
Útil para aprender sobre Bruegel; la pintura y los flamencos.
Escrito con la receta de Umberto Eco, en versión bajas calorías.
Buenas escenas matrimoniales.
El profesor admite ser un honesto progresista del bolsillo para afuera y un avaro burgués cuando le tocan la billetera.

1 comentario:

  1. Es increíble.¡¡¡¡¡CUENTAS EL FINAL!!!!! ¿A ti te parece decente? Seguro que no te gustaría que te lo hicieran a ti. A no ser que tengas algo en contra de la editorial y/o el autor, no lo entiendo, no lo entiendo. Eso no es ni ético ni profesional. Saludos.

    ResponderEliminar