viernes, septiembre 18, 2009

Jon McGregor. Si nadie habla de las cosas que importan

Esta es la primer novela de McGregor, escrita además siendo muy joven, y creo que se nota. Que tiene más ambiciones que recursos.
En una calle ha sucedido algo muy malo. Y también tres años después se encuentran una de las vecinas con el hermano de otro de ellos. A la chica le pasa algo importante, y un tercio de la novela se va mientras el autor le pone suspenso al asunto; finalmente, ¡está embarazada! Tanto lío por eso.
El resto de la novela es relatar la vida de casi todos los vecinos. Y ese relato -que es lo más gordo- es también el punto flojo: lentas e inútiles descripciones, de por ejemplo como se derrama la carveza, gota a gota, dorada, fluyendo hasta encharcarse, reflejando la gloria del día o los cúmulos nimbus, bla bla bla, etc etc.
Y las vidas de todos esos vecinos son un plomo encima. Y tampoco tienen (esos personajes) historia pasada o futura, solo se cuenta (con alguna excepción por suerte) los días que pasaban en la vecindad.

Y en las diez páginas finales se devela que pasó ese día. Y en la última hay una vuelta de tuerca sobrenatural. Puaj, al peor estilo película de miedito.

Calificación: regular.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario