martes, agosto 11, 2009

Philiph Roth. El mal de Portnoy

Es la confesión desesperada de un hombre acosado por la culpa, pero no la culpa de haber cometido un atraco, son los innumerables sentimientos de culpa que supo inculcarle su madre mientras lo educaba en lo que se debe y no se debe.
Es un largo monólogo. El autor relata su vida desde que tiene memoria hasta el momento actual, y cada tanto intercala "¿entiende doctor?" como si estuviese en un diván de psicólogo.
El autor es de familia judía, en Estados Unidos. No deja títere con cabeza: todos los lugares comunes sobre las familias judías son recordados. (Pienso que dada la antigüedad y fama del libro, tal vez algunos fueron creados por él, quiero decir que yo los reconozco como tradicionales pero son invento de Roth. Porque el libro tiene la potencia suficiente para ser un nuevo clásico.)
Y de los problemas que acosan a Portnoy, el omnipresente es el sexo. Como dice un viejo chiste, el sexo no es lo más importante en el mundo, es lo único importante.

Es un libro para reír. Un monólogo cómico. Quizás sea humor básico, pero como me reí.
Calificación: muy bueno.
Título original, Portnoy's Complaint. No era mala la traducción anterior del título, El lamento...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario