domingo, julio 05, 2009

Oliverio Coelho. Los invertebrables


Escenario surrealista. Trama caprichosa o alegórica (¿las alegorías son caprichos por definición?).
Con alegorías, con historias confusas y con metamorfosis imposibles pueden escribirse novelas geniales, entiendo que quedan dos caminos: uno, a fuerza de prosa, otro, llegar al corazón y emocionar por algún lado, sea risa o llanto, pavor, lo que sea.
Pero esta novela no brilla por el lado de la prosa y relatar cada suceso le lleva al autor muchas más palabras que las necesarias. A lo Mallea, digamos.

En cuanto a la eventual trama, tres seres no humanos del todo consiguen que una mujer venga a vivir con ellos, y entonces se transforman en perros.
Sinceramente, no le encontré sentido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario