miércoles, julio 15, 2009

Liliana Bodoc. Presagio de carnaval

Compré este libro porque sospecho que va a ser ignorado por la prensa marketinera, incluyendo la blogocosa. Y me tienta levantar una reseña solitaria.

Ya en la primera página siento ecos de Sara Gallardo: "Poco hay aquí que pueda señalarse como bello." Entre paréntesis, eso es bueno y muy raro.

La novela presenta brevemente el escenario del drama, donde se encuentran los protagonistas. Cuenta la vida de cada uno de ellos, en párrafos cortos o largos que va intercalando. Todo el libro es bastante corto, así que no se trata de largas sagas familiares, sino de apuntes, de los momentos decisivos que alcanzan para definir sus historias. Está dividido en dos partes, ambas relatan la tragedia poniendo enfásis en distintos personajes.

Los protagonistas son un campesino boliviano, descendiente de sanadores, que abandonó su Tarabuco natal y es ahora solo un vendedor de yuyos, se llama Sabino Colque; Mijaíl, que trafica harinilla prohibida al por menor, Ángela que es una chica de barrio, apocada pero muy hermosa, y cuya madre ha muerto; y Graciela , una mujer soltera de cuarenta y algo que es la jefa de Ángela, ambas trabajan de vendedoras en un local al lado de la plaza donde venden Sabino y Mijaíl. Sabino tiene un perro, que se llama Primo. Y Renzo, el novio de Ángela, estudiante universitario.
Mijaíl, Graciela y Renzo son seres sin nobleza, pequeños miserables, cada uno a su manera. Ángela y Sabino están muy golpeados por la vida pero no tienen maldad; en su desamparo se encuentran, y en el pequeño carnaval que copia el original, en esa fiesta, llegan a intimar, a tocarse. Esa alegría, o posibilidad de felicidad, es insoportable para el resto y hacen lo posible por secar esa plantita. Son los asesinos de los días de fiesta, según la inmortal definición de Marco Denevi.

La prosa elegida por Bodoc está hecha de apuntes, de vistazos. Al paisaje, a los gestos, a veces al espíritu. Son atisbos cifrados: cada paso implica los muchos pasos anteriores. El relato de un rasgo deja entrever su larga construcción.

Calificación: muy bueno.

10 comentarios:

  1. Creo que es una gran escritora la Bodoc, La Saga de los Confines lo demuestra. Lo que digan los suplementos y profesionales de la literatura no importa, sólo que su escritura está ahí y también buenos lectores que es lo que cuenta.

    ResponderEliminar
  2. Fui a ver si lo encontraba el fin de semana, para echarle un vistazo, pero parece que en España aún no se ha editado. Gracias por la recomendación, de todos modos, lo apuntaré en la lista de "futuribles".

    ResponderEliminar
  3. La obra cumple con su función porque conmueve, realmente la recomiendo. Es interesante releerla así se van descubriendo huellas que deja la autora para que, como es su costumbre, los lectores interactuemos y seamos partícipes de sus historias. Tiene un profundo contenido ideológico, fundamental en una obra de estas características.

    ResponderEliminar
  4. Es un asco la novela... como diria borges "suicidate"

    ResponderEliminar
  5. te amo ericccccccccccccccccccc

    ResponderEliminar
  6. claro qe esta novela es una clara manera de ver lo qe sucede en la actualidad habla de la discriminacion y la drogadiccion!!! qe pena qe algunos no se den cuenta!!

    ResponderEliminar
  7. necesito la caracteristica del personaje sabino cual ess??

    ResponderEliminar
  8. cual era el presagio que Sabino tenia destinado?

    ResponderEliminar
  9. La novela es super aburrida, tiene un lenguaje muy "solemne" y simbólico.La lei en unas pocas horas. El final es rarisimo. Debería reeleer el último capitulo para reflexionar sobre el fin del libro. Le doy un 7

    ResponderEliminar