domingo, junio 21, 2009

de la crónica diaria

Con unos pesos para gastar paso un rato en Yenny. Son muy caros los libros nuevos.
Está el nuevo de Samanta Schweblin, demasiado caro, y prefiero las novelas.
Hay uno nuevo de Gorodischer que recopila de distintos libros y -según la contratapa- tiene inéditos. Odio esa estrategia de los editores. Lo hojeo un poco, incluye una de las fantasías más preciosas de la literatura argentina, La perfecta casada, pero no lo puedo creer, en el índice y en el interior pusieron "La perfecta pasada", ¡que animales! que editores de morondanga; ¿qué harían con un clásico? "El fosforado de Notre Dame" quizás.

Y me llevo El mal de Portnoy (de bolsillo), que nunca leí, más uno de Rubem Fonseca para leer algo entretenido y fácil.
Y llevo uno que no había sentido nombrar, Presagio de Carnaval de Liliana Bodoc. Una decisión arriesgada que puede salir bien o muy mal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario