sábado, marzo 07, 2009

Borges por él mismo



Es muy bueno este recitado. Es extrordinario. Cada tanto se le escapa un entonación criolla; maravilloso.

Aquí se puede descargar

En este, Poema conjetural, Borges logra algo rarísimo (para él): conmover con la voz. Se puede oír acá.


Siento más de una vez la palabra "cosa". Es una palabra común, simple -al gusto de Borges-, y tiene el innegable mérito de rimar con rosa.



Solo una cosa no hay. Es el olvido.

Ir en coche a la muerte, ¡que cosa más oronda!

Si (como el griego afirma en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa,
en las letras de rosa está la rosa
y todo el Nilo en la palabra Nilo.

Algo, que ciertamente no se nombra
con la palabra azar, rige estas cosas;

Pensando bien la cosa, supondremos que el río
era azulejo entonces como oriundo del cielo

los hombres compartieron un pasado ilusorio.
Sólo faltó una cosa: la vereda de enfrente.

Sube el sol. Ya han cambiado muchas cosas

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Entre las cosas hay una
De la que no se arrepiente
Nadie en la tierra. Esa cosa
Es haber sido valiente.

1 comentario:

  1. Es un poco sentencioso, Borges, leyendo. Creo que es mejor Cortázar, en la misma colección, especialmente en "Torito".

    ResponderEliminar