lunes, diciembre 22, 2008

Mario Bellatin. Salón de belleza

Bellatin nació en México, estudió en Cuba y publicó en Perú. Quizás en el centro de esas coordenadas encontró su lenguaje, un castellano neutro, de corrección escolar, en la sintaxis y en el vocabulario; el tono frío y desalmado ha de ser una elección suya, o su estilo simplemente.
La novela es brevísima. Cuenta como un peluquero travesti transformó su salón de belleza en un hospital de moribundos, "un moridero". Para agonizantes de un mal cuyos gérmenes se transmiten con el contacto íntimo, y cuyas manifestaciones primeras son llagas y estigmas. El narrador también se enferma. También cuenta que intentó tener muchos peces y peceras en el salón, y cómo murieron los pececillos. Cuenta algunas dificultades que tienen los homosexuales en la sociedad. Y termina el libro.
Habrá alguna alegoría -o más de una- en la historia, pero la narración es chata de principio a fin.
Calificación: regular tirando a malo.

3 comentarios:

  1. Bellatín nació en Perú. A míme agrada su prosa,hay otros libros que proponen más.

    Saludos

    Diego

    ResponderEliminar
  2. Es el primer libro que leo de Bellatin. Si me dices que tiene otros mejores me interesa, ¿cuales son?

    ResponderEliminar
  3. Anteayer leí "Damas chinas", que vino con los 40 de Anagrama de Página/12. Me entretuvo, y la prosa es tal como la describís: fría, precisa, pero en este caso conviene al personaje. Es un ginecólogo que empieza a frecuentar prostitutas al tiempo que narra el derrumbe de su familia: la distancia con su mujer, el presto casamiento de su hija, y la muerte de su hijo, que es el centro del libro. El tono, como te decía, es perfecto para alguien que siente un desapego esencial a la realidad, alguien que ve la vida como a través de un vidrio, sin entender lo que sucede, y desde luego sin emoción. El final, completamente inesperado, es como si durante todo el libro hubiera seguido una calle en una dirección, y en las últimas veinte páginas hubiera tomado una curva, una diagonal, un zigzag, y quién sabe hacia dónde.

    ResponderEliminar