martes, diciembre 30, 2008

Julian Barnes. Hablando del asunto

Fotos de un día de Julian Barnes en Buenos Aires (o más de un día pero con la misma camisa). En la primera está con el intendente de la ciudad, pero que me maten si encuentran una foto parecida de Mauricio Macri (fuera de campaña, ya elegido) con un escritor argentino.





Sobre la novela. Es un triángulo, dos amigos y la mujer de uno, o bien un matrimonio y el amigo del esposo. La novela es relatada por los personajes a alguien que no contesta, al autor cabe suponer. Un relato oral. Como lo dice el título Hablando, talking, Talking it Over. De modo ortodoxo se presentan los personajes, luego se crea el triángulo y se resuelve a favor de los adúlteros. En el final el traicionado vuelve pero es engañado de nuevo (de otra manera) por la pareja, en rigor por la mujer. Los personajes están muy bien definidos con trazo grueso pero también fino. Uno es bancario o ejecutivo y tiene dinero, es tímido y aburrido, el otro es un inútil pero con título universitario en Letras y se gana malamente la vida dando clases de inglés, es pedante y también entretenido. La mujer es hermosa, inteligente; es pintora.

La novela es entretenida, pero -tiene un pero mal que le pese a sus admiradores- es light. No llega a ser muy profunda. Sobre todo en lo más importante que sería como se aman los adúlteros. Justo ahí no logra suspender la incredulidad del lector. No me convence la personalidad o los actos que conforman el adulterio.

Siento que quizás estoy muy exigente. La trama es buena, la prosa es buena, los personajes están bien hechos. Y fue lo mejor que leí esta primavera. Entonces ¿por qué esta falta de entusiasmo?

Calificación: buena, casi muy buena.
Ideal para regalar a ese pariente que lee dos libros por año.

1 comentario:

  1. Es extraño, no entiendo la necesidad de profundidad en un libro. O sí, la entiendo, y tal vez creo que dentro de lo caricaturesco del libro, dentro de su apariencia light, hay mucha profundidad; es decir, el adulterio puede ser también algo frívolo. Bueno, el caso es cuando lo leí, deseé que no se acabara nunca el libro, y he dilatado el placer de leer con ansias su continuación (Amor, etcétera). Mi calificación: muy muy bueno.
    Un saludo

    ResponderEliminar