viernes, diciembre 26, 2008

Amélie Nothomb. Diario de Golondrina

Novelita muy mala, insalvable. No vale la pena entrar en detalles.
Prefiero pensar un poco, ¿cómo es que llega a publicarse algo tan torpe en una editorial de prestigio como Anagrama? ¿cómo es que Nothomb, premiada y reconocida por la crítica y el público, permite que esto salga bajo su nombre?
Ha de ser una cuestión de contratos y de dinero.
Pero, ¿tanto vende un apellido conocido? Al parecer, suficiente, porque hay escritores -muchos- cuya obra ha descendido a los sótanos y siguen publicando.
Otro tema, el prestigio: parece que no se daña por una o varias estafas al fiel lector, o que no importa mucho al lado del cheque. O que no existe el fiel lector; dicen que solo uno de cada diez libros vendidos se lee. Para este ser uno de los nueve que no se abren es lo mejor que le puede pasar (a todos).
¿Qué sentirá un escritor que no logra publicar cuando se asoma a esta bazofia? Muy oscuros han de ser sus pensamientos.
Otro tema: estoy empezando a desconfiar de las novelitas cortas. De alguna manera se relacionan la breve extensión y la escasa calidad. Temita para investigar, o para que confiesen los editores; señores editores, ¿qué están tramando?

1 comentario:

  1. Concuerdo totalmente. Leí diez páginas y me pareció que lo había escrito un estudiante de colegio. Reaccione igual, pensando, como es que publican estas cosas, no hay nadie con un poco de criterio editorial que detenga este atropello, que a los precios de Anagrama es más casi una estafa al lector.

    ResponderEliminar