miércoles, diciembre 31, 2008

Repaso del 2008

Lo que más me gustó este año:

Carson McCullers. El corazón es un cazador solitario
Jonathan Franzen. Las correcciones
Pedro Mairal. Hoy temprano
Enrique Vila-Matas. El mal de Montano
Cormac McCarthy. En la frontera
Roberto Bolaño. 2666
Jhumpa Lahiri. Intérprete de emociones

martes, diciembre 30, 2008

Julian Barnes. Hablando del asunto

Fotos de un día de Julian Barnes en Buenos Aires (o más de un día pero con la misma camisa). En la primera está con el intendente de la ciudad, pero que me maten si encuentran una foto parecida de Mauricio Macri (fuera de campaña, ya elegido) con un escritor argentino.





Sobre la novela. Es un triángulo, dos amigos y la mujer de uno, o bien un matrimonio y el amigo del esposo. La novela es relatada por los personajes a alguien que no contesta, al autor cabe suponer. Un relato oral. Como lo dice el título Hablando, talking, Talking it Over. De modo ortodoxo se presentan los personajes, luego se crea el triángulo y se resuelve a favor de los adúlteros. En el final el traicionado vuelve pero es engañado de nuevo (de otra manera) por la pareja, en rigor por la mujer. Los personajes están muy bien definidos con trazo grueso pero también fino. Uno es bancario o ejecutivo y tiene dinero, es tímido y aburrido, el otro es un inútil pero con título universitario en Letras y se gana malamente la vida dando clases de inglés, es pedante y también entretenido. La mujer es hermosa, inteligente; es pintora.

La novela es entretenida, pero -tiene un pero mal que le pese a sus admiradores- es light. No llega a ser muy profunda. Sobre todo en lo más importante que sería como se aman los adúlteros. Justo ahí no logra suspender la incredulidad del lector. No me convence la personalidad o los actos que conforman el adulterio.

Siento que quizás estoy muy exigente. La trama es buena, la prosa es buena, los personajes están bien hechos. Y fue lo mejor que leí esta primavera. Entonces ¿por qué esta falta de entusiasmo?

Calificación: buena, casi muy buena.
Ideal para regalar a ese pariente que lee dos libros por año.

sábado, diciembre 27, 2008

César Aira. La prueba

Es normal -común- que leyendo a Aira el lector pare a interrogarse, ¿qué es esto? ¿qué estoy leyendo? Bueno, el gaucho de Pringles lo hizo de nuevo: ¿qué es esta novelita? No tengo la menor idea.

Digamos al menos que se trata. Una adolescente -virgen en muchos sentidos- es abordada por otras dos, punks y nada virginales. Lenin y Mao son las chicas punk; acosan a Marcia para que las siga, o para que se una a ellas; Marcia con timidez adolescente no puede desprenderse de ellas y tampoco quiere del todo; es finalmente una púber llena de vergüenzas, por sobre todo la vergüenza de llamar la atención. Charlan un rato de cualquier tema, como chicos para ningún tema tienen la prudencia o la modestia de los viejos. Todo esto -que pasa en una o dos horas- sucede en el barrio de Flores, cuya geografía es detallada sin escrúpulos: calles y avenidas, supermercados, confiterías, calles oscuras o pobladas de jóvenes. Y entonces Mao y Lenin deciden probar su sinceridad; como típicos adolescentes ofrecen una prueba de amor. La prueba. Resulta imposible de resistir; entonces ante semejante acto de convicción Marcia se entrega, y huyen las tres. Un final feliz, aunque nunca visto (quizás en lisérgicas películas americanas). Fin.

Momentos bajos: algunos diálogos son un poco increíbles; admito que mi experiencia con adolescentes no es grande en los últimos tiempos, así que me suenen falsos no quiere decir mucho.

Apoteosis airana: de la galera del autor sale el apocalipsis, Apocalipsis Now, como si se abrieran las puertas al más allá y el infierno hiciera una pequeña excursión al barrio. Aira se desencadena, enloquece, y uno se queda con la boca abierta; es asombroso.

En resumen, inclasificable. Por la mitad no me gustaba, pero ese final a toda orquesta me hizo cambiar de idea.

viernes, diciembre 26, 2008

Amélie Nothomb. Diario de Golondrina

Novelita muy mala, insalvable. No vale la pena entrar en detalles.
Prefiero pensar un poco, ¿cómo es que llega a publicarse algo tan torpe en una editorial de prestigio como Anagrama? ¿cómo es que Nothomb, premiada y reconocida por la crítica y el público, permite que esto salga bajo su nombre?
Ha de ser una cuestión de contratos y de dinero.
Pero, ¿tanto vende un apellido conocido? Al parecer, suficiente, porque hay escritores -muchos- cuya obra ha descendido a los sótanos y siguen publicando.
Otro tema, el prestigio: parece que no se daña por una o varias estafas al fiel lector, o que no importa mucho al lado del cheque. O que no existe el fiel lector; dicen que solo uno de cada diez libros vendidos se lee. Para este ser uno de los nueve que no se abren es lo mejor que le puede pasar (a todos).
¿Qué sentirá un escritor que no logra publicar cuando se asoma a esta bazofia? Muy oscuros han de ser sus pensamientos.
Otro tema: estoy empezando a desconfiar de las novelitas cortas. De alguna manera se relacionan la breve extensión y la escasa calidad. Temita para investigar, o para que confiesen los editores; señores editores, ¿qué están tramando?

jueves, diciembre 25, 2008

Tonino Benacquista. Los mordiscos del alba

Pochoclera. De punta a punta respeta los cánones del género, a saber: mucha acción, pocos personajes, mucho estereotipo, reflexiones fáciles, intriga, resolución plena y una pequeña vuelta de tuerca en el epílogo, para recompensar al lector (espectador) que se quedó en su butaca hasta el final, porque como se sabe, en las pochocleras es de rigor que haya una sorpresita en el final.
También tiene defectos, por ejemplo la lectura del libro de memorias para explicar como se llega a la situación actual; al peor estilo Sherlock Holmes.
Aficionados al género, pueden intentarlo.
Otra cosa, el español es peninsular de penúltima o última generación... muchas palabras nuevas para mí.
Otra cosa, de vampiros, nada.

lunes, diciembre 22, 2008

Mario Bellatin. Salón de belleza

Bellatin nació en México, estudió en Cuba y publicó en Perú. Quizás en el centro de esas coordenadas encontró su lenguaje, un castellano neutro, de corrección escolar, en la sintaxis y en el vocabulario; el tono frío y desalmado ha de ser una elección suya, o su estilo simplemente.
La novela es brevísima. Cuenta como un peluquero travesti transformó su salón de belleza en un hospital de moribundos, "un moridero". Para agonizantes de un mal cuyos gérmenes se transmiten con el contacto íntimo, y cuyas manifestaciones primeras son llagas y estigmas. El narrador también se enferma. También cuenta que intentó tener muchos peces y peceras en el salón, y cómo murieron los pececillos. Cuenta algunas dificultades que tienen los homosexuales en la sociedad. Y termina el libro.
Habrá alguna alegoría -o más de una- en la historia, pero la narración es chata de principio a fin.
Calificación: regular tirando a malo.

sábado, diciembre 20, 2008

Andrea Camilleri. Privado de título

Este es un caso real, novelado como un folletín, con algo de documental. No hay un protagonista en especial guiando la investigación o siendo el centro del relato. Hay muchas transcripciones de documentos (periódicos, octavillas, etc) que son también obra del autor que eligió este método para hacer avanzar la novela.
Trata sobre un asesinato en una refriega entre adversarios políticos, y sobre el trato que tuvo después el caso, el trato periodístico, policial, judicial, social. En esos años se produce el ascenso y caída de Benito Mussolini; también tiene Il Duce algunas páginas dedicadas.
Eran tiempos peores que los actuales, y de mucha participación de los ciudadanos. Las acciones de las personas sí cambiaban la sociedad. Digamos, hoy estamos de acuerdo la gran mayoría en que nuestra forma de sociedad no está mal y que no hay que andar inventando la rueda ni buscarle el quinto pie al gato. Pero en esas décadas el futuro podía salir pato o gallareta, las revoluciones no eran un mito, estaban ahí mismo. Los países se reinventaban, la nobleza se abolía, surgían repúblicas, reichs; una nueva forma de gobierno no era una fantasía. Entonces, los ánimos estaban caldeados, no era para menos. En cada pequeño pueblo se repetía a escala la lucha intestina de toda Europa.
Y en esta novela combaten fascistas, socialistas, bolcheviques, nobles, comunistas, democristianos, populares, nacionalistas. Interesante resumen de época.
Calificación: bueno.

jueves, diciembre 18, 2008

"Fucking Giuliani"

The Wackness (imdb). Muy buena.
Ben Kingsley, película tras película, me parece un fenómeno.
Excelente.
















Esta foto no es de la peli pero ya que estamos...

domingo, diciembre 14, 2008

César Aira entrevistado


Muy buena. Aira se muestra modesto, sencillo y de buen humor. De a ratos imita a Borges sin disimulo (igual el periodista no se da cuenta).
Dice que es mejor leer clásicos que novedades; pero en el final se deschava y comenta que la tendencia actual de realismo, sencillismo y facilismo no le resulta interesante.
Lástima que no afloja y no dice cual de sus libros le gusta más.

sábado, diciembre 13, 2008

César Aira. Las tres fechas

Este es un ensayo que comenta como cambia la lectura de un libro considerando el momento en que se lee y como influyen en esa lectura estas tres fechas: la de escritura, la de publicación y la de lectura. Sin pretender establecer axiomas o teorías comenta distintos casos. Sin duda los libros póstumos son casos a considerar. También las obras que pretenden suceder en años distintos al de su escritura. Los libros de ciencia ficción abundan en ucronías, anticipaciones y predicciones. A medida que pasan los años se leen con distintas precauciones.
En resumen, un libro bien escrito y sencillo, sobre otros libros. Ideal para lectores un poquito enfermos del mal de Montano.

martes, diciembre 09, 2008

César Aira. El tilo

Hubo una época en la cual se decía "los únicos privilegiados son los niños", así que con el cambio de discurso, lo que siguió tuvo que ser peor (lógica pura e irrefutable, lo que demuestra que ser amo de las palabras no es mal negocio). Y César Aira evoca su infancia, que aconteció cuando Perón era el protector de los hunildes y durante los años que siguieron. Todo esto en un pueblo de la provincia. Tiempos humildes, al menos comparado con los actuales. En esos años creo que empezó a llegar el progreso a esas comarcas. Viene al caso la referencia a la economía porque tampoco Aira ahorra reflexiones sobre la época.
Entretenido.
Como siempre, con muchas ideas. Como siempre, de prosa amena y agradable. Noto (en la redacción de Aira) que cada aseveración es inmediatamente amonestada o atenuada con una corrección. Y así va encadenando el relato. Oración tras oración se rectifica. Me animo a postular ese rasgo como característico.

Calificación: bueno.

domingo, diciembre 07, 2008

César Aira. El mensajero


Mínima obra de teatro, donde dialogan unos indios pampa sobre temas que se tocan en las tesis estudiantiles, y no creo que en otros ámbitos.
No me gustó, mas allá de alguna gracia.

CALFUCURÁ:
Es al revés. Es el dominio del malentendido el que me habilita para mandar. ¿Qué es el poder, al fin de cuentas? La habilidad para cambiar de tema.