jueves, noviembre 27, 2008

César Aira. Las curas milagrosas del Doctor Aira



Me gusta pensar que cada libro debe ser apreciado sin mirar al autor ni sus obras anteriores. Parece ser que para el caso Aira no es un buen pensamiento. Que los libros de César Aira -sesenta por ahora- deben ser vistos sin perder la perspectiva: ver la larga cadena de obras y la trayectoria que forman; como en el poema de Borges esa vasta algarabía de líneas es el retrato del autor. Para aquellos que se interesan en las ideas de los escritores esta novela tiene mucho material. Por algo el protagonista es el Doctor Aira, nada menos, que planea entregar su obra la mundo en forma de fascículos...

Hay muchísimas cosas que una novela no dice, y esta ausencia hace posible que en su universo restringido tenga lugar la acción. Con lo que la novela también es un antecedente del Milagro, porque justamente en virtud de lo que se excluye es que pueden suceder los acontecimientos de los que se ocupa la novela.


Por ahí lo nombraron a César Aira como El mago de Pringles. Y esta novelita parece un show de magia. Un autor con galera y varita capaz de sacar cualquier cosa de la chistera, una zanahoria, un conejo, un elefante. Esta novelita es disparatada, pero no aburrida, es como la magia, sorprendente por sobre todo.
Le habría pasado de todos modos porque había llegado la hora, pero en los hechos lo que desencadenó la revelación fue un incidente que vino a interrumpir sus trabajos editoriales antes de que los hubiera podido iniciar.

El Doctor Aira sabe realizar curas milagrosas, aunque nunca ha hecho una todavía.
Tiene una fama modesta y un archienemigo que trata de desacreditarlo. Está pensando como explicar sus conocimientos al mundo. Pero sin contar que puede realizar milagros en el resto de su vida es bastante torpe. Y la posibilidad de milagrear no la tiene desde que nació, sino que pensando en la estructura del universo razonó que hay una manera de reorganizar la realidad.
¿Se entiende la situación? Nunca hizo un milagro pero nadie duda que puede hacerlo. Es maravilloso.

Y en el final empieza a hacer el milagro. Una hora estima que le va a llevar devolverle la salud a un agonizante desahuciado. No contemos el final de la novela (aunque no puedo resistirme a decir que me recordó de inmediato a Le Guin, La rueda celeste).
El relator de la novela es omnisciente y cuenta desde el punto de vista de la mente del Doctor Aira; cuando hay episodios de acción (un par de veces) me gusta enormemente la narración.

Calificación: buena.

4 comentarios:

  1. Tal vez su prestigio se deba a la cantidad de obras con algunas de calidad, lo que no está mal, sino al contrario.
    Como casi todos, es imposible? seguir la obra de Aira, publica mucho, y a veces, sus novelas cortas son un plomo. He leído reseñas de críticos top? que comienzan: es verdad lo que leo o este tipo es un pelotudo.
    yo me quedo con Diario de los ALpes, La costurera y el viento, Como me hice monja, El volante, y no me acuerdo

    ResponderEliminar
  2. Urge que alguien haga la lista de libros de Aira que valgan la pena leer. Sesenta es todo un número: las posibilidades de que alguien intente con dos malos y lo destierre para siempre son alarmantemente altas.

    ResponderEliminar
  3. Aira un Crack , aparte de los libros de Aira , me gusta muchos sus entrevistas , son las respuestas de un fundamentalista de la lectura.

    Cuidado con las ediciones de Andrés Bello, son muy resumidas y están editadas en los 80 cuando Pinochet estaba en el poder. Los resúmenes de Verne son realmente malos.

    ResponderEliminar
  4. Para seguir investigando:

    http://librerohumanoide.blogspot.com/2008/04/las-curas-milagrosas-del-doctor-aira.html

    saludos, colega.

    ResponderEliminar