sábado, octubre 18, 2008

Jonathan Franzen. Las correcciones

De la contratapa,

Ésta es la historia de los Lambert, una familia normal: Alfred, un ingeniero retirado al borde del caos mental y físico de un Parkinson terminal; Enid, su mujer, obsesionada con reunir en casa a sus tres hijos durante una última cena de Navidad; Chip, un ex profesor despedido por acostarse con una alumna, que emprende negocios turbios en Lituania; Denise, fría y juiciosa chef en un restaurante de moda ligada sentimentalmente a su jefe, y Gary, un banquero snob y paranoico atrapado en un matrimonio de pesadilla. El prodigio de esta novela es la secreta conexión entre el universo de los Lambert y el resto del mundo, la Norteamérica de los últimos noventa, un país irascible que se tambalea hacia un nuevo milenio.


También de la contratapa y estoy totalmente de acuerdo.
Las correcciones es una grandiosa novela tragicómica para el siglo que comienza, una obra maestra sobre una familia que se derrumba en una época en que todo tiene arreglo, todo puede corregirse. Este monumental reto estilístico, divertido, corrosivo y profundamente humano, esta imponente sátira social, confirma a Jonathan Franzen como uno de los más brillantes intérpretes de la sociedad contemporánea.


Y además la novela tiene suspenso creciente y un final redondo, con epílogo y todo.
Calificación: muy buena.
Leyendo esta obra me doy cuenta que lejos están los autores argentinos de hacer bien algo tan difícil pero tan simple en su intención: contar historias, retratar personas. Será por esa dificultad que salen del paso innovando; huyen.

3 comentarios:

  1. Por la reseña me recordó a "Felicidad" de Solondz o a Cheever principalmente por el encabezamiento "...una familia normal..." No leí nada de Franzen pero parece interesante.

    ResponderEliminar
  2. Hola! a Solondz no lo conozco; y no se parece demasiado a Cheever.

    ResponderEliminar
  3. Leí "Las correcciones" hace dos veranos, de un tirón, en poco más de tres días, y me entusiasmó, a pesar de que las aventuras de Chip en Lituania me resultaba un poco fuera de todo el ámbito del resto de la novela.
    Lo que más me gustó es que está tan bien escrita y de forma aparentemente tan simple que entra sin querer, y es imposible no querer seguir adelante.

    ResponderEliminar