lunes, octubre 27, 2008

Gabriel Báñez. El curandero del amor


Realismo mágico sin atenuantes, ortodoxo. Pero muy bien escrito. [Puse pero porque no tengo mucha estima por el género].
También es una evocación, con la mirada de la infancia, luego de la juventud, luego con la mirada amarga del fracaso de la mediana edad; luego los achaques y el final donde se insinúa que nada termina del todo, que la rueda sigue.
También es una versión de la historia argentina, de los últimos cincuenta años, que pasaron alumbrados por el sol peronista.
También es una alegoría familiar y edilicia del país; la república como familia y como casa, las mudanzas, las construcciones, las destrucciones.
En fin, estoy contagiado de la vaguedad del relato.
Cada tanto aparecen discursos: Perón, Onganía, Isabel, el gobierno que quiso tomar las Malvinas. Estos discursos, copiados, fieles, ¡son fantásticos! Son piezas maestras de irrealidad y creo que mejorarían cualquier texto de fantasía. Así que le dan un toque especial a la novela.
El relato tiene un toque de humor, por el lado de la ironía.
En concreto ¿de qué se trata? De la vida de Pepe, el padre del relator, que se mueve al compás de los avatares públicos de la república. Todo el relato en clave de magia, del realismo mágico de García Márquez quiero decir.
Y muy cada tanto hay intervenciones de la familia del relator, y del mismo padre cuyo vida se cuenta; son distracciones oportunas y eficientes, nada de relleno.

Soy sincero: llegué a la mitad un poco cansado o sofocado, y tomé aire un mes. Después terminé entusiasmado.
Calificación: bueno. No creo que lo entienda del todo quien que no comparta las coordenadas patrias y temporales de Gabriel Báñez.

3 comentarios:

  1. Comparto coordenadas con Báñez... pero aún no pude encontrar este libro :(

    ¿Miré mal o no posteaste La cisura de rolando?


    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hay que llamar a la suerte. Lo compré usado (8 pesos) en una librería entre novelas románticas.

    La cisura de Rolando no lo leí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. :) es excelente! ese humor tan particular! tan único que tenía...

    Una pena enorme no contar con más de sus historias.

    Saludos!

    ResponderEliminar