sábado, septiembre 13, 2008

Lucrecia Martel en Ñ

Si tuvieramos el valor de hablar de un elemento común en el cine argentino, diríamos que es la ostentosa falsedad de sus personajes. Hay una excepción. Son los provincianos de Lucrecia Martel. Leo este reportaje, y se me ocurre que en estas palabras hay una pista.


No me paro así frente a mi propia vida. Yo creo... esto es muy católico y contrario al psicoanálisis, creo en la voluntad humana, muchísimo, y lo que no logro con inspiración divina, de la que tengo muy poco, creo que lo suplanto con voluntad humana, trabajo, esfuerzo, observación. No siento que algo sea difícil, sino que lo difícil es el camino.

Mencionaba sus creencias contrarias al psicoanálisis...

No sé si contrarias, porque la mayoría de mis ideas sobre el psicoanálisis son prejuicios.

¿No ha caído nunca en la tentación del psicoanálisis?

No.


Revista Ñ

2 comentarios:

  1. Creo que hay dos cosas ahí. Una, la confesión honesta que muchos intelectuales no hacen: que lo que "saben" sobre el psicoanálisis es en realidad una construcción desde el prejuicio. En la crítica demoledora que hizo El País de España respecto a Martel está esta frase:

    "[Las películas de Lucrecia Martel] nunca sé de qué van ni qué pretenden, aunque sospecho que la temática es psicológica y tal vez psicoanalizable"

    Es claro que un español, país ateo de Freud, necesariamente lee a la Martel y al psicoanálisis desde el prejuicio: Martel es argentina y debe ser freudiana como todos sus compatriotas; esto que quiere parecer profundo pero de lo que yo no saco nada concreto huele a psicoanálisis.
    Por otro lado, los que sí conocen al psicoanálisis ven plasmadas cosas que Martel trabajó desde la intuición, desde la observación, y que tienen una contraparte desarrollada en el psicoanálisis. Por eso le insisten con el tema, y Martel contesta "yo no sabía nada, nada que ver con Freud, ni siquiera me analizo". Creo que, al revés que lo que querés dar a entender en la intro, la "realidad" impresa a los personajes de Martel tiene mucho que ver con esta coincidencia.

    ResponderEliminar
  2. Creo que es más simple: el arte no tiene nada que ver con el psicoanálisis que provee "claves" solo para mediocres. No lo necesita... sus recursos personales son superiores al conjunto de boludeces freudianas que el mediopelo simplón compra como "sofisticación".

    ResponderEliminar