jueves, abril 03, 2008

René Barjavel. El carro azul

(1911-1985) Wiki

El carro azul es la memoria de los primeros años de Barjavel. Está escrito en la buena y emotiva prosa que siempre cultivó, así que es una lectura amable y sentimental, sobre sucesos de la antigüedad (son casi 100 años).

Una lectura personal

Barjavel pertenece al grupo que Sebreli categorizó con maestría, los que asedian la modernidad. Está en el capítulo de los románticos que postulan que todo tiempo por pasado fue mejor. Que cuando todas las manos eran callosas, ahí estaba el Edén perdido. Y en este libro lo dice con todas las letras. Pero imperceptiblemente también muestra los beneficios de la modernidad. Postula que la vida en el campo es la mejor, la sigue la del pueblo, ya la ciudad es mala, y la metrópoli un horror. Le da pena que sus nietos piense que el campo es Cromagnon, ¡pero Barjavel escribe y vive en Paris!
Pobre la mamá, muere joven, picada por una mosca tse tsé (o un tábano portador del tripanosoma). Y menciona que ahora esa enfermedad se cura así nomás. No entiendo como no reflexiona que esas muertes evitadas son consecuencia directa del progreso tecnológico. Porque antes dice que el panadero que amasaba desde las 3 de la mañana con sus propias manos el pan, tenía la mejor de las vidas (aunque muchos muriesen por respirar demasiada harina), y que el avance técnico aniquiló esas hermosas profesiones.
Cuando el autor era niño murieron y fueron mutilados enorme cantidad de franceses en una larga y horrorosa guerra de trincheras, ¡y luchaban por unos kilómetros de frontera! Hoy es impensable que una nación democrática lleve a millones de ciudadanos a morir. Dije millones, no miles; a miles todavía el estado puede mandar a morir por unos millones de barriles de petróleo, por ejemplo.
En la década del setenta -cuando supongamos escribió estas memorias- ya era un hecho la rebelión ciudadana contra las demasiadas (e irracionales) muertes en guerras poco claras. No dice Barjavel -tan amante de los idus del 68- que la rebelión contra el estado guerrero sea un progreso. Y sí dice que es un progreso rechazar la tecnología.
Concluyo, Barjavel, enorme escritor, sociólogo equivocado.


Aprovecho el post para repetir: La noche de los tiempos, es la lectura ideal para los quinceañeros.


offtopic, Sebreli escribe en LA NACION, El peronismo y el campo, justo que hablamos de modernidad y antimodernidad.

3 comentarios:

  1. Enorme escritor y probablemente sociólogo equivocado, yo soy una fanática de la tecnología y soy fanática de Barjavel. Tal vez murió demasiado pronto para poder ver su error o nosotros no vivamos lo suficiente para ver el nuestro. Creo que la apología apocalíptica que el vislumbró en algunas de sus obras se llena de pasión e ilumina con el misterio de sus vaticinios. Julio Verne no vió llegar el hombre a la luna pero lo vió en sus libros, al revés de Barjavel, Don Verne creía en la tecnología. Esperemos que de los dos uno haya acertado positivamente. Gracias por tu comentario. Me trajiste buenos recuerdos, pero yo no creo que un adolescente de ahora entendiera o captara la belleza de La noche de los tiempos: demasiada cpu, celular y antenas parabólicas. Poca lectura.

    ResponderEliminar