jueves, febrero 28, 2008

Guillermo Martínez. La muerte lenta de Luciana B.

Lamento informar que es muy floja.
El primer capítulo es muy bueno: frío y preciso como un bisturí.
Después de hecho el racconto del capítulo inicial, la novela cae en un pozo insalvable de aburrimiento. Además, el final abierto, donde hasta cuatro soluciones podrían ser las ciertas sin violar los elementos de la hipótesis, no tiene ninguna gracia. Será correcto en lo formal pero desgraciado para la felicidad del lector.
Desde el segundo capítulo, la voz la llevan los personajes que cuentan historias, argumentan y dialogan; pero la voz de ninguno está bien lograda, todos hablan como el autor, quiero decir, relatan como si el escritor contase la historia. Esa falsificación es notoria y contamina el relato. Luego, tampoco transmiten emoción, ni siquiera la desesperada Luciana.
La trama podrá no tener fallos de argumento, pero está mal hecho el personaje de Luciana y los diez años que lleva perseguida.
También encontré elementos de Crímenes imperceptibles como si el autor hubiese usado ideas o situaciones que no entraron en esa novela.
En la web hay comentarios a favor y en contra; Orlando Echeverri Benedetti está que trina.
:(

2 comentarios:

  1. Guillermo Martínez (y Leopoldo Brizuela y...) están sobrevalorados, o bien son tuertos en un país (un mundo) de ciegos. Lo triste es que los promulgan como grandes escritores por todos los medios, y al final uno termina creyendo que el ciego es uno, que no ve sino textos del montón.

    ResponderEliminar
  2. todavia no termine de leerla pero creo que a cualquiera le gustaria algo de sidney sheldon

    ResponderEliminar