domingo, enero 20, 2008

Joseph Roth. La rebelión

Una novela muy corta pero llena de baches o saltos. No logra armar una línea creíble, hay demasiados hiatos forzados sin fundamento. Más vale dejarla pasar.

Me dejó un poco más de alimento para mis prejuicios, los que se formaron leyendo a Kafka, a Ibsen, sobre la sociedad que unas décadas después interpretó el asesinato como una obligación razonable. Digo, viviendo como vivían, todo es posible. ¿Y cómo vivían? ¿Cómo? Haciendo Dios de la ley escrita, y al funcionario, un delegado divino. Lo veo clarísimo: a los esclavos de la ley y el orden, dado un funcionario legítimo, solo les cabía obedecer.

5 comentarios:

  1. jiji, siempre es raro leer una reseña "des"recomendando un libro.
    El hombre que fue jueves, lo leíste? me suena q es parecido pero un poco al revés. (Si lo leíste no me cuentes el final.)

    saludos, don.

    ResponderEliminar
  2. Hola Natasha, tanto tiempo.
    ¡¿Te suena eso?! Ni en chiste. Chesterton es otra cosa.

    ResponderEliminar
  3. Dejar pasar a Roth, a Joseph Roth, uno más de los portentosos escritores en lengua alemana de principios del s.XX? sería como pasar de largo de Mann, Walser, Kafka o Musil.

    ResponderEliminar
  4. dErsu, gracias por comentar.
    Pero si se fija bien digo yo "dejarla pasar" a esta novela. Es mi modesta opinión sobre una obra, no sobre Joseph Roth (también elogiado por Hotel Savoy en este mismo blog).

    ResponderEliminar
  5. ¿Dejar pasar a Roth equivale a dejar pasar a Kafka? ¿Adónde hemos llegado?

    ResponderEliminar