domingo, enero 06, 2008

Jhumpa Lahiri. Intérprete de emociones

Libro de cuentos, que me gustaron mucho.
Un subtítulo exacto para el libro podría ser Relatos sentimentales. Recorre todos los motivos que desde siempre han gastado las lágrimas del lector (y del espectador de telenovelas también). Muerte del hijo y divorcio. Anciana de 103 años. Casamiento. Adulterio. Soledad, enfermedad, muerte. Niños. Desarraigo. No deja títere con cabeza, como se dice. Todo esto lo viven indios (de la India) en EEUU; inmigrantes o hijos de.
La cultura hindú, y su práctica en Occidente, son el marco, el océano donde navegan los personajes. Personas buenas, que viven como todos, un día tras otro, saliendo adelante, progresando. Amando, a veces no, queriendo amar.
La prosa es sencilla, y, en el fondo, las historias son simplísimas.

Lahiri, con una historia breve, en medio de la costumbres en colisión, logra personajes dibujados con plumín y acuarela. Profundos y simples, vagos y exactos. Esta es su maestría. Y al terminar cada relato, el lector respira hondo, emocionado.

Lo leí por recomendación de Vontrier, en su resumen del año 2007. Adhiero con fervor. Un libro hermoso.

El libro es del 2000. Podría ser del siglo 18. Quiero decir, no lo lean quienes están buscando formas nuevas, o lecturas desafiantes. Ni los que niegan la caridad, ni los fríos de corazón.

3 comentarios:

  1. Ericz, el abrazo. Lo mejor para vos. Sí, muy buena recomendación.

    ResponderEliminar
  2. Sí, sí, sí. Es un gran libro!

    Vaya por "El buen nombre", ericz. Me parece que salvo algunas páginas (poquitas) lo va a dejar satisfecho.

    Salú.

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Llegué aquí buscando información sobre esta escritora cuyos cuentos me ha recomendado un amigo (colgó uno corto en su blog y me gustó).
    Parece que está bien así que ya lo apunté en mi lista de pendientes.
    La cosa era que leo el título de tu blog y me digo: joe, me suena, me suena pero sé que no he venido por aquí antes...
    y como me quedé con la duda investigué.

    Felicidades por la mención en el Premio Diomedea.

    Un saludo (volveré por aquí)

    ResponderEliminar