sábado, octubre 13, 2007

Andrea Camilleri. La paciencia de la araña

Declaro que me gusta Camilleri y me gusta el comisario Salvo Montalbano. Esta novela cumple con cualquier expectativa: la intriga es original y razonable, todos los personajes siguen cumpliendo su papel (este libro es el último y uno más de la serie Montalbano), y el comisario descubre la verdad.

En verdad, todo resulta familiar: los policías, los caminos, los periodistas, las comidas. Creo que solo ha cambiado la moneda, ahora usan euros.
Un libro para disfrutar sin esfuerzo. Tiene encanto y gracia, como los anteriores. Apenas objetaría que al resolver el caso se extiende en aclarar lo que el desarrollo ya reveló (quizás para no dejar sin solución a lectores demasiado distraídos).

La señora Angila Zarco, rubia hasta la extenuación y parca en palabras, sirvió unos nada despreciables canelones en salsa, seguidos de conejo agridulce de la víspera, plato harto difícil de preparar, pues todo se basa en la exacta proporción entre vinagre y miel y en la adecuada amalgamación entre los trozos de conejo y la caponata (fritura de berenjenas, apio, alcaparras y tomate), dentro de la cual tiene que cocer la carne. Lo señora Zarco lo había hecho muy bien y, para acabar de redondearlo, le había espolvoreado una picadura de almendras tostadas. Además, es bien sabido que el conejo agridulce recién hecho es una cosa, pero si se come al día siguiente es algo muy distinto, pues gana mucho en sabor y aroma. En resumen, Montalbano se chupó los dedos.


Como curiosidad, La paciencia de la araña es el título de un disco de rock del año 1998, del grupo argentino Los Caballeros de la Quema. La Quema es un barrio, donde antaño se quemaba basura en la ciudad de Buenos Aires.

2 comentarios:

  1. Sólo he leído un libro de Camilleri, pero me encantó. A ver este.

    ResponderEliminar
  2. Sí, coincido. La concesión del teléfono (creo que entre nosotros editado por Destino)me parece sin embargo de lo mejor de Camilleri. El abrazo.

    ResponderEliminar