sábado, septiembre 29, 2007

Javier Cercas. Soldados de Salamina

Hermosa novela que creo tuvo un éxito considerable.
Con prosa amena, comienza a develarse la trayectoria de uno de los fundadores de Falange, hacia atrás y hacia adelante, desde cuando fue fusilado, por los republicanos días antes de ser derrotados, junto con 200 presos más. Pero como en Operación masacre de Rodolfo Walsh, hay sobrevivientes, fusilados que viven.
La novela está dividida en tres, en la primer parte el relator es un escritor sin mucha fortuna que encuentra en la historia de Sánchez Mazas la inspiración perdida. Decide volver a la literatura escribiendo una historia real. Cuenta como fue conociendo el caso, encontrando documentos y testimonios.
La segunda parte -Soldados de Salamina- es el relato del caso.
En la tercera el autor retoma, dice que no está conforme con su "relato real"; aparece Roberto Bolaño -que habla sin pausa- en la historia y a partir de una casualidad empieza a seguir los pasos de un soldado republicano partícipe del fusilamiento (resulta este soldado haber sido colega de Bolaño en el camping de Los detectives salvajes)-posiblemente el que perdonó la vida del fusilado- que tiene una rica historia: la cuenta él mismo una vez encontrado por el autor después de ardua búsqueda. Ya viejito pero no arruinado. El soldado estuvo en muchas guerras, siempre del lado correcto. Y cerca del final hay una linda apología de la lucha por la libertad.

Me gustó mucho, es una novela con un poco de intriga, con buenos personajes -aunque no sea muy profunda la caracterización- y una buena historia. Sobre todo me gustó la prosa: es clara, fluida y tiene un aire latinoamericano. Lleva menos peso específico que otros libros peninsulares y nada de jerga moderna.

p. 105 "Dormía de día y caminaba de noche, evitando la publicidad de las carreteras y los pueblos, [...]"
p. 116 "Parece increíble que no tropezaran con Sánchez Mazas hasta llevar tres días instalados (el verbo desde luego es excesivo)."

La tapa tiene una notable foto de Robert Capa. Que acompaña perfectamente al contenido; bien por Tusquets.

Solo observo que milita el autor en el maniqueísmo; y creo yo más en el azar, en la necesidad y en los grises.


2 comentarios:

  1. Aunque me compré el libro y lo tuve un tiempo en la estantería, reconozco que cuando lo cogí no pude soltarlo.
    Coincido con vosotros.
    un saludo

    ResponderEliminar