sábado, agosto 18, 2007

Mario Mactas tiene blog

Mactas está en internet, y escribe así de bien:

España
. A menudo pienso en España. En los años dorados, cuando fui extranjero.
Llevo a España en el corazón, aunque sé que, en gran medida, España es una invención de Hemingway. Una genial invención de Hemingway, y los españoles.
El aire es allí algo salado, y el olor general está entre la gasolina y el bacalao.
Mujeres y hombres viven en igualdad, confraternizan en bares y tascas y son capaces de zurcir un destino común, hacia delante, después de la guerra y la dictadura que rehusaron repetir.
Pienso en la comida, en los caminos, en los pueblos chicos sobre el mar o en la montaña. Pienso en Pilar.
Hay algo allí que no está demasiado en otras partes: cierta celebración constante de la vida. No está proscripta la melancolía, desde luego, pero se prefiere el gozo de los días. Entre nosotros, en cambio, es grande el prestigio de la tristeza:más triste,mejor.
España.
Por donde no pasaron la Ilustración ni el psicoanálisis.
España del Rey, de la democracia moderna, del acuerdo, de Dalí, de Goya, de Cervantes, de los científicos que en Murcia están encontrándole la vuelta a la enfermedad que se llevó por delante a Fontanarrosa. España de Plácido, de Felipe, de Picasso, de Almodóvar, de Penélope Cruz –reina de las morenas de la Tierra- , de los toros que mata José Tomás.

Aunque ahora parece que tiene colaboradores, no han entendido que una bitácora es algo personal; los amigos de Mactas serán magníficas personas, pero que cultiven en otro lado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario