domingo, junio 10, 2007

John Cheever. Parecía un paraíso

literatura universal
John
Cheever

Parecía
un
paraíso
Una pequeña obra maestra de un gran autor.
emecé



Cheever tiene bastante fama y esto es lo primero que leo de él. Está escrita en tercera persona por un relator omnisciente, que parece entender el mundo y sus criaturas. Con los cuales arma una trama y una historia entretenida.
La novela es corta pero también parece un extracto de otra mayor, un resumen para jóvenes, una versión de Editorial Billiken. Porque hay sucesos y personajes que llevaría tanto tiempo describirlos aquí como leer el original. Por ejemplo, en un capítulo le cae con todo al psicoanálisis, representado por un empobrecido profesional, homosexual ferozmente reprimido; después de ese capítulo la terapia no vuelve a aparecer. Podría haber llevado varios capítulos de una extensa novela, pero Cheever trunca esa rama del relato. Y así todo; además lo reconoce el mismo autor al cerrar.
Pero esa es otra historia y, como dije al principio, este es sólo un relato para leer en la cama en una vieja casa una noche de lluvia.

La historia podría ser la relación entre el maduro Sears y la laguna Beasley, la cual empieza a ser rellenada con tóxicos. Es un negocio de la mafia. Sears intenta recursos legales destinados al fracaso, pero mediante una suma de eventos encadenados por el azar (y el arte del novelista) la laguna tiene mejor destino.
Pero no es esta sintética trama lo más importante, sino el montón de personajes y episodios que entran y salen. "Vidas cruzadas".
También la mirada entre irónica, preocupada y sabia del autor sobre la sociedad norteamericana es uno de los puntos altos. Y dos o tres capítulos sobre el amor. Pero también la actuación de los funcionarios municipales.

En fin, veo que está llena de aciertos. Una novela astillada en fragmentos brillantes.

2 comentarios:

  1. hola!
    buscaba criticas de wonder boys, y apareciste tú

    de verdad no te gustó ni un poquito? :)

    ResponderEliminar
  2. Pasé algunas veces por este blog y nunca me animé a comentar.
    Hoy, después de algún tiempo de no pasar por aquí, encuentro esta entrada sobre Cheever, que casualmente es uno de mis escritores favoritos. Y si yo tuviera que recomendar algo para entrar al universo cheeveriano, sin dudas, recomendaría sus cuentos. A mí siempre me gustaron mucho más, me dejaron más satisfecha, que sus novelas.
    En este momento, estoy leyendo su diario.
    Y si a usted le gustan los diarios de escritores, creo que el de Cheever no debería perderselo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar