sábado, mayo 19, 2007

Michael Chabon. Chicos Prodigiosos

CalvinUna novela que cuenta tres o cuatro días vertiginosos en la vida de Grady, escritor que no logra concluir su segunda novela.
Yendo al grano, no me gustó.
A favor se puede decir que está bien escrita, que hay acción, que hay personajes. Que pasan cosas.

Después de 300 páginas contando tres días, donde el protagonista bordea el precipio..y cae, hay un epílogo que resume como se pone en el buen camino y en dos años se ha transformado en un ciudadano ejemplar. Al mejor estilo Hollywood. Hasta me pareció ver las letras subir por la pantalla.

El traductor logra destacarse: cuando se oye un tango, ha puesto "[..]trágicas notas de un acordeón llenaron el aire[...]", pero bueno, es un error nomás. Menos comprensible resultan las notas al pie donde decide que necesitamos ilustración.
Dos ejemplos:

[...] escuchando a Ahmad Jamal1;

1. Pianista de jazz, nacido en 1930.(N. del T.)


[...] trajo un cojín con la imagen de Peter Frampton1.

1. Guitarrista pop de aire añiñado que entusiasmó a las adolescentes a principios de los ochenta.(N. del T.)


Acá opinan a favor, con muchas razones acertadas.

1 comentario:

  1. Leí ese libro en un viaje en avión: era el libro o mirar el asiento. Encima, al lado mío había una monja: era el libro o hablar la monja.
    Por momentos preferí el asiento y la monja...

    ResponderEliminar