lunes, mayo 28, 2007

J. M. Coetzee. Hombre lento

Hasta la página 80 es una excelente novela, sobre un hombre de sesenta años, un hombre sin familia, que pierde una pierna, y comienza una nueva vida.
Pero entonces aparece Elizabeth Costello y la novela se compone ahora de constantes charlas soporíferas; además empiezan a suceder cosas sin sentido, o al menos sin la consistencia necesaria para vencer la incredulidad del lector.
El protagonista se "enamora" de la enfermera, Marijana, croata bien casada con tres hijos; de una manera rebuscada se mete en los problemas de la familia.
Y la Costello está siempre presente, salida de la nada, molestando a todos con un discurso autoayudante. Hasta que parece terminar la novela con todos reconciliados con la vida.

La novela que empieza como un drama conmovedor muta hasta una novela rosa de viejitos jubilados. Quizás sea real como la vida misma, pero aburrió.

3 comentarios:

  1. El único libro que he leído de Coetzee tampoco me ha gustado demasiado... y no me animas con la reseña de éste.

    ResponderEliminar
  2. Tanto Elizabeth como la enfermera son, me parece, tiempos distintos, alternados, en la historia de este hombre lento. Finalmente, Coetzee, como en obras anteriores, creo nos está hablando de la lenta pauperización de la existencia. De cómo las cosas se van apagando en el tedio de los días. Y algo más: una ironía contenida a ciertos discursos, al vitalismo vacío de consignas que resuenan como estímulos para la autoayuda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Coetzee consigue que odiemos a cada uno de sus personajes, que los detestemos, que nos repugne su universo mental y físico. Consigue que odiemos al mismo autor. Gran, gran Coetzee!

    ResponderEliminar